Escucha esta nota aquí

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) decidió ayer mantener vigente la detención domiciliaria del empresario peruano Martín Belaunde, que es acusado de corrupción en su país. El magistrado relator en este caso, Pastor Mamani, firmó un decreto por el que rechaza la solicitud de dejar en suspenso esa medida cautelar tal como solicitó la defensa del empresario.

Horas antes, en la ciudad de La Paz, el ministro de Gobierno, Hugo Moldiz, lanzó una alerta indicando que esperaba que los miembros del TSJ no tomen una decisión que siga “enlodando la imagen de la justicia”, al dejar libre a una persona que no está perseguida políticamente y por eso la Comisión Nacional del Refugiado (Conare) rechazó su solicitud de refugio político.

Procedimiento
El magistrado potosino Pastor Mamani informó de que Belaunde presentó hace dos días un memorial pidiendo que se deje en suspenso la detención preventiva con fines de extradición mientras se pronuncie la Conare. Por su parte, esta institución envió los antecedentes de rechazo de refugio para el empresario, que ingresó ilegalmente al país el 1 de diciembre.

“En el memorial, el señor Belaunde solicitó dejar sin efecto la detención domiciliaria, pero la hemos rechazado y señalamos 60 días para que el Estado peruano formalice la extradición; ese plazo está vigente, no podemos actuar, mientras tanto no podemos opinar sobre lo que diga el Ejecutivo, menos el Ministerio del Interior y la Conare”, aseguró el magistrado. Explicó que el plazo de 60 días para que Perú formalice la extradición corre desde el 21 de enero, el mismo concluirá el 21 de marzo