Escucha esta nota aquí

Aunque el comercio descarta una crisis económica, es evidente la caída de la demanda en el inicio del último mes del año 2017. La gente no está acudiendo a los mercados como sucedió en otros fines de año y la importación de productos se ve reducida, según los comerciantes del país.“Tenemos problemas en el comercio formal, porque hay mucho contrabando. Eso nos perjudica a los comerciantes formales.

La economía, como está creciendo menos que en otros años, está afectando a la demanda. Este año no va a ser un gran año como 2014 o 2015. Pero tampoco podemos hablar de una crisis”, argumentó el presidente de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Marco Antonio Salinas.

De todas maneras, señaló que diciembre “va a ser el principal mes del área comercial”, aunque  protestó por las restricciones para importar del Gobierno, a través del  Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag). “Nos ponen trabas y dificultan la importación”.


En liquidación
En los mercados populares de La Paz, como los ubicados en Uyustus o Buenos Aires, la gente no se ve entusiasmada con las compras de fin de año. Cosa rara en relación con los años anteriores, que obligará a los comerciantes a liquidar sus productos. “Las ventas no han subido nada. Estamos preocupados por lo que estamos atravesando. La gente se ha dedicado a comprar víveres y comestibles enlatados porque no sabemos lo que va a pasar en el país. A estas alturas ya teníamos mercados llenos en otros años comprando regalos”, corroboró Mercedes  Quisbert, presidenta de la Asociación de Importadores Uyustus.

Por ende, señaló que muchos comerciantes no se han animado a viajar para importar productos y, por ahora, indicó que se están vendiendo artículos rezagados. “Estamos empezando a liquidar nuestras cosas. No nos podemos quedar con los productos. Preferimos vender perdiendo”, manifestó.

En Santa Cruz
El comercio navideño también refleja un flojo desempeño en tiendas mayoristas y minoristas del mercado La Ramada, de la capital cruceña. En un recorrido por puestos de venta en la avenida Isabel la Católica, más de un comerciante indicó que la demanda de artículos navideños, pirotecnia y juguetes, es tibia. Atribuyen el fenómeno a la desaceleración de la economía y al creciente desempleo en el sector privado.

Hablan también de reajustes en los valores de importación de mercadería navideña. Sandra Velarde, que vende objetos para decorar árboles de Navidad, aseguró que el problema financiero que afecta a gran parte de la población nacional está impactando en las ventas y pasando factura al sector gremial. Indicó que este año decidió recortar un 30% el presupuesto de importación de mercadería navideña. En 2016 internó productos por valor de $us 50.000.

En el caso de juguetes, Nelly Tejerina cree que la población cruceña está apretando su presupuesto para evitar gastos excesivos en esta época de fin de año. Además, la mujer señaló que la crisis en Brasil, Argentina y Paraguay relega la presencia de comerciantes que en esta época llegaban a Santa Cruz para abastecerse de mercadería para revender en estas naciones. En el caso de Bolivia, dijo que la ralentización de la economía impacta en la merma de las ventas.


Giovanna Alexander, que vende pirotecnia, dijo que las trabas en los permisos de importación establecidos por el Gobierno y la falta de compradores dificultan el negocio. Indicó que el desincentivo para importar pirotecnia hizo que reduzca un 50% sus intenciones de compra del exterior. Dio cuenta de que en la gestión pasada importó pirotecnia por un valor de al menos $us 50.000.