Escucha esta nota aquí

Un ex miembro de la Marina tailandesa murió, por culpa de no tener suficiente oxígeno, tras haber suministrado provisiones a los niños atrapados en una cueva inundada del norte de Tailandia. 

"Tras haber entregado una reserva de oxígeno, a su vuelta,  no tuvo suficiente oxígeno", anunció el vicepresidente de la provincia de Chiang Rai, Passakorn Boonyaluck. 

Entretanto, los socorristas que intentan rescatar a los doce niños y a su entrenador de fútbol, atrapados en una cueva inundada desde hace 13 días, trataban de avanzar en los preparativos para la evacuación antes de que regresaran las lluvias.  

Te puede interesar: 

Los socorristas están bombeando agua de la cueva para que baje su nivel y que los niños puedan salir de allí sin tener que bucear o haciéndolo en momentos contados.  

De momento, un buzo experimentado necesita 11 horas para hacer un viaje de ida y vuelta hasta donde están los niños: seis de ida y cinco de vuelta gracias a la corriente. El recorrido es de varios kilómetros e incluye pasos angostos y tramos bajo el agua

Por otra parte, los doce niños y el adulto atrapados en una cueva del norte de Tailandia desde el 23 de junio han podido comunicarse con sus familiares, confirmó hoy a Efe un miembro de los equipos de rescate.