Escucha esta nota aquí

Hoy es el Día Mundial de la Bicicleta y aunque no se trata de una fecha "oficial" avalada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada vez más personas en Santa Cruz y el país que se dedican a esta práctica. Este día especial tiene por objetivo de promocionar este medio de transporte y llamar la atención sobre los derechos de los ciclistas. Te damos algunos consejos sobre por qué manejar bici:

1. Ejercicio cardiovascular

Montar en bicicleta representa un magnífico ejercicio cardiovascular que fortalece nuestro corazón. Pedaleando al menos media hora se entrenan al máximo los cuádriceps y se tonifican y endurecen los glúteos. Los mayores beneficios de montar en bicicleta se obtienen además porque al mismo tiempo ejercitamos la parte superior (pecho, espalda, hombros) y también la parte inferior del cuerpo (muslos, nalgas, pantorrillas).

2. Pedalear da vida

Muchas personas que sufren molestias típicas como el dolor de espalda, tienen sobrepeso o padecen enfermedades cardiovasculares, podrían obtener muchos beneficios al montar en bici. Y una gran noticia para los que piensan que "ya están mayores": aunque no se empiece a hacer ejercicio regularmente hasta una edad avanzada los resultados siempre son palpables.

La duración y la frecuencia de los trayectos en bicicleta se deben ajustar según la condición física, la edad y los resultados que se deseen conseguir. Solo 10 minutos de pedaleo ya repercuten en la musculatura, el riego sanguíneo y las articulaciones. A partir de 30 minutos aparecen influencias positivas en las funciones del corazón, y a partir de 50 minutos es estimulado el metabolismo graso.

3. Beneficios directos para el corazón

Los beneficios de montar en bicicleta de forma regular reducirán tu riesgo de infarto tanto como un 50%. Con el ejercicio del pedaleo el ritmo cardiaco máximo aumenta y la presión arterial disminuye, estos son algunos beneficios: el corazón trabaja economizando. Vas a reducir tu colesterol LDL (el "malo"), con lo que tus vasos tendrán muchas menos posibilidades de calcificarse, y a la vez aumentará tu HDL o colesterol "bueno". Los vasos sanguíneos se conservan flexibles y saludables cuando tus piernas se mueven cada día. 

Haz el ejercicio con intervalos de ritmo. Calienta a ritmo suave, alcanza tu ritmo de rodaje y luego intercala, cada 15 minutos, aumenta la intensidad durante 3 a 4 minutos de duración en los que tu respiración se agite considerablemente. Aumentarás tu calidad de vida considerablemente.

4. Se fortalece la espalda

Cuando se adopta la postura óptima en el sillín al montar en bicicleta, con el torso ligeramente inclinado adelante, la musculatura de la espalda está bajo tensión y se ve obligada a estabilizar el tronco. Muchos dolores de espalda provienen de la inactividad, que hace que se reduzca la nutrición de los discos intervertebrales y de esta forma van perdiendo su capacidad de amortiguar los impactos.

Los movimientos regulares de las piernas fortalecen la zona lumbar y previenen la aparición de hernias discales, al mantener la columna protegida de vibraciones y golpes. 

5. Ayuda a tus rodillas

A diferencia de las actividades en las que hay golpeo, como los saltos o la carrera a pie, con la bicicleta las rodillas funcionan protegidas, ya que del 70 al 80% del peso de tu cuerpo gravita sobre el sillín. Es la mejor alternativa a la carrera, especialmente para las personas con sobrepeso, pues en la bicicleta ni las articulaciones ni los cartílagos soportan cargas elevadas.

Cuando las articulaciones se movilizan con poca presión los nutrientes pueden llegar a ellas con facilidad, y las sustancias beneficiosas se difunden en ellos fácilmente. Evita usar trayectos intensos muy duros si quieres conservar sanas tus rodillas. Intenta conservar un promedio de 70 pedaleos una vez por minuto.