Escucha esta nota aquí

A cuatro días de asumir la presidencia en Chile, el conservador Sebastián Piñera anunció este miércoles la creación de un fideicomiso ciego por 1.170 millones de dólares que sobrepasa las exigencias de la ley al contener la fortuna de su esposa e hijos.

La socialista Michelle Bachelet entregará el domingo la presidencia al multimillonario, que en su primera presidencia 2010-2014 sufrió cuestionamientos por supuestos conflictos de intereses generados entre sus compañías en negociaciones con el gobierno.

A partir del lunes, los 1.170 millones de dólares serán administrados por empresas administradoras de fondos elegidas por el político.

"Del total de activos entregados en mandatos a terceros, que es de 1.170 millones de dólares, un 22,5% corresponde a activos que la ley 20.880 obliga a ser administrados mediante mandatos especiales; y el 77,5% restante se ha incorporado en forma voluntaria", señala la misiva difundida por el presidente electo.

La ley 20.880 busca prevenir el conflicto de intereses y la probidad en la función pública.

Con la firma del fideicomiso -que sumó activos de su esposa e hijos- "he cumplido con mi compromiso de someterme a un estándar más riguroso que el exigido por la ley", asegurando que mis decisiones "tendrán siempre como único objetivo el bien común", agregó el comunicado. 

El año pasado, la justicia chilena sobreseyó a Piñera en una investigación por negociación incompatible y otros delitos tras inversiones de sus compañías en Perú durante su mandato.

Según la última publicación de la revista Forbes, la fortuna del magnate ronda los 2.800 millones de dólares.