Opinión

OPINIÓN

La orquesta Hombres Nuevos

Hace 3/25/2018 12:00:00 PM

Escucha esta nota aquí

Se dice que se ha perdido humanidad. Basta verificar la cantidad de muertes que ocurren en Irak, Siria, Venezuela o México. Tendríamos que preguntar: ¿Qué estamos haciendo mal? Parece que hemos olvidado aquella afirmación de Dostoyevsky: “Solo la música puede salvarnos. Pues nos toca profundamente, nos llega sin palabras y nos trasciende”. 


En este mundo, a veces sin norte, el canto hace brotar el sentido de la vida en la dirección correcta. Es lo que intentaban Haendel o Bach con sus composiciones. La música te empuja a salir de ti mismo. Decía Buda: “Después de lograr la iluminación, debes practicar la compasión con todos los seres humanos”. En este marco se mueve la Orquesta Sinfónica Juvenil Hombres Nuevos, que cumple 20 años.


No hay fiesta sin música, encuentro gratuito, no utilitario y apertura a la trascendencia. Los habitantes de la Chiquitania, evangelizados por los jesuitas, celebraban las fiestas con la música misional y con olor a incienso en los templos, nos legaron un patrimonio musical ingente que hoy interpretan las orquestas de Urubichá, Santa Ana, San Rafael, San Ignacio, Concepción, San Javier y San José de Chiquitos en la Chiquitania.


En la misma clave social, cultural, evangelizadora nace en el Plan 3.000, barrio marginado de Santa Cruz de la Sierra, la orquesta Hombres Nuevos. Se impone rescatar valores tradicionales del arte, de la cultura, de la religiosidad, volver a las raíces, evangelizar a los pobres desde sus culturas, devolviéndoles su propia dignidad humana, basados en una autoestima elevada y un nivel cultural conseguido. Bajo esa premisa nace la orquesta Hombres Nuevos en 1997, bajo la dirección de los maestros Rubén Darío Suárez Arana, Arturo Molina, Damián Vaca, Antoine Duhamel, Álvaro Yana y actualmente Jorge Molina. 


La utopía de Hombres Nuevos se inspira siempre en la música, el teatro, la poesía, educa en valores y se proyecta en acciones sociales, educativas, evangelizadoras, deportivas y culturales, que reducen las fronteras de la pobreza, tienen impacto transformador y levantan esperanzas en el pueblo empobrecido y excluido. Con motivo del 20 aniversario de la orquesta Hombres Nuevos, se construye la Escuela de Música de Hombres Nuevos en el Plan 3.000. Está financiada por la Diputación Provincial de Palencia, que preside María Ángeles Armisen y por el presidente del Grupo Lafuente, Julio Novillo, que también financió el viaje de nuestra orquesta a Roma.


La orquesta Hombres Nuevos ha cumplido objetivos y se empeña en abrir horizontes cerrados en la geografía humana de la pobreza. Esa es su riqueza multicultural, expresada aquí en la mejor versión de la música misional, chiquitana y del folclore oriental de Bolivia.