Escucha esta nota aquí

Como desenfundando sus ‘armas’, que para ellas son las brochas y pinceles, tres talentosas maquilladoras cruceñas se alistan para transformar a sus modelos en unas reinas carnavaleras. Con pocos materiales, accesibles a todo bolsillo, Jéssica Cuéllar, Sarah Zagha y Lisbeth Peralta muestran su arte y las tendencias para las fiestas carnestolendas.

Los brillos se imponen durante la fiesta grande. Las comparseras quieren destacar en medio del océano de casacas y, con piedras, glitter y pigmentos luminosos, apuestan a ganar.

Las maquilladoras: Jéssica Cuéllar, Sarah Zagha y Lisbeth Peralta

Preparando el lienzo

Jéssica explica que, antes de poner el color, la preparación de la piel es fundamental. “Un maquillaje duradero se consigue con una piel limpia, bien hidratada y con un buen fijador, que está disponible en el mercado”, recomienda. Después de tener la cara en perfecto estado, un poco de maquillaje para el contorno y los polvos que dan un efecto de bronceado, son herramientas para afinar los rasgos. Al momento de elegir la base, hay que probar el color en el cuello para encontrar el color exacto.

Un consejo básico es que todos los productos que se usen, entre las bases y pinturas, sean “a prueba de agua”, para asegurar que aguantarán las fiestas hasta la madrugada y la mojazón.

Mirada impactante

“Sí. Se pueden usar pestañas postizas para una mirada intensa, pero hay que tener cuidado con el pegamento. Yo aconsejo las pestañas 3D, que lucen naturales y vienen en diferentes tamaños”, dijo Sarah.

Se pueden jugar y combinar las sombras de todas las maneras, pero hay que tener en cuenta la forma del párpado para elegir la técnica.

En caso de personas que no tienen tanta firmeza en la piel, es mejor usar sombras neutras, un delineado colorido y brillos tipo pérolas.

El escote sí importa

“Se puede jugar con los colores y añadir pinturas del color del vestido. Apenas unos toques encima de la clavícula y un poco de brillo, le dará dramatismo al acabado”, aportó Lisbeth. “Podés y debés aventurarte con tu maquillaje para lucir extraordinaria. En Carnaval todo está permitido”, concluyeron las tres profesionales.

Las modelos

Mirá el video:

 
Jéssica Cuéllar
Jéssica Cuéllar Tiene 28 años y maquilla desde hace 11. Es profesora de automaquillaje, dueña de un salón de belleza y planea agrandar su negocio para sus clases. “No necesitás llenarte la cara de cosas, con unas sutiles pinceladas podés conseguir maravillas”, dice.
Sarah Zagha
Sarah Zagha Tiene 26 años y desde hace cinco que se aventuró con el maquillaje. Da clases y es modelo. “Me gusta jugar con los colores, a veces uso tonos fuertes en los ojos y en la boca para resaltar el rostro”, expresa.
Lisbeth Peralta
Lisbeth Peralta Tiene 18 años y desde hace uno que maquilla en un salón. Estudia Comunicación Social solo para montar un negocio propio. “Estudio para expresarme bien y manejar mi imagen, pero lo mío son las brochas y pinturas”, cuenta.