Escucha esta nota aquí

La oposición lamentó este viernes la ausencia en La Paz de las autoridades del Gobierno y que esta mañana el vicepresidente Álvaro García Linera convocó a una conferencia de prensa, y en lugar de referirse a una eventual convocatoria al diálogo en el conflicto de los médicos, lo hizo para defender intereses particulares de los gobernantes y justificar la repostulación.

Ministros, viceministros y directores están en Chapare, en una evaluación con  sus movimientos sociales cuando hay un terrible conflicto en el país, el de los médicos, que lleva 30 días sin solución, es realmente increíble”, declaró a este medio el senador opositor Arturo Murillo.

“Para colmo, hay pacientes de cáncer que no tienen atención, los enfermos renales no reciben diálisis, hay una arremetida terrible en el tema salud por la irresponsabilidad del Gobierno, y el vicepresidente llame a una conferencia de prensa a las 7.00 de la mañana, para defender sus ‘derechos’, sus privilegios, para buscar su reelección. Todo el país esperaba que iba a ofrecer diálogo y lo hace para enfrentar a la presidenta del Tribunal Supremo Electoral, Kattia Uriona”.

El diputado oficialista Víctor Borda replicó que “definitivamente se establecieron mecanismos, puentes de diálogo con el sector de los médicos, pero lamentablemente la dirigencia de los médicos no aceptó. La dirigencia de los médicos, Naciones Unidas han intervenido, los presidentes de las cámaras han hecho invitaciones, y no hay respuesta, hay terquedad por parte de la dirigencia. Eso indica que es una movilización con intereses no reivindicativos, sino político partidarios”.

Durante un mitin en la plaza del Estudiante de La Paz, el rector de la Universidad Mayor de San Andres, Waldo Albarracín, lamentó que el gobierno no acelere el diálogo, y resaltó que sería la primera vez, que ni en tiempos de dictadura hubo piquetes de huelga de hambre instalados en Navidad.

Borda consideró que espera que se pueda avanzar en el diálogo, pero insistió en que las condiciones de conversar pero cortando sólo dos horas la medida son ridículas, o cuando se pone como requisito la renuncia de un ministro o hablar con el presidente Evo Morales. “Eso genera obstáculos insubsanables”, acotó.