Escucha esta nota aquí

"En Bolivia falta mucha norma por hacer en salud y quieren doblarnos el brazo chantajeándonos con un paro de 16 días a costa del pueblo, pero necesitamos una autoridad que controle", enfatizó la ministra de Salud, Ariana Campero, en entrevista con la radio Patria Nueva.

La titular lamentó la actitud asumida por los profesionales, tras tres intentos de diálogo con el sector en conflicto. Los galenos rechazan un decreto supremo que crea una Autoridad de Fiscalización y el proyecto de ley del Código del Sistema Penal, que incluye sanciones para la mala praxis.

Explicó que "Chile, Brasil, Argentina, Colombia, Perú tienen las autoridad de fiscalización ¿Y cuál ha sido un eje común en todos los países para crear esta autoridad? Precisamente el tema del control entre privado, público y seguridad social".

Ayer la titular acusó a la dirigencia paceña de radicalizar su posición en las negociaciones. Afirmó que esos representantes no tienen ninguna intención de solucionar el problema ni siquiera intenta participar en la elaboración de un nuevo decreto.

No queremos hacerles entrar en quiebra, tienen derecho a trabajar en lo privado, pero el Estado tiene la obligación de regular y que no se cometan excesos", explicó, a tiempo de ratificar que el Gobierno fijará y controlará el costo de la atención médica en el sector privado y observará su cumplimiento a través de la Autoridad de Fiscalización.

Hasta hoy se cumplen 16 días de un paro que perjudica a unas 3.000 personas en todo el país. Existieron intentos de diálogo en Cochabamba, Santa Cruz y en la víspera en La Paz, pero sin ningún resultado.