Escucha esta nota aquí

Juan Carlos Camacho, asesor legal de la Asociación de Importadores de Pescados de Bolivia, dijo que gran parte de este producto ingresa por contrabando desde Argentina y se comercializa en Santa Cruz  sin cumplir con las condiciones sanitarias, por lo tanto “atenta contra la salud pública” de los consumidores.

De acuerdo con el abogado, antes desde Argentina, semanalmente, se importaban por la vía legal 500.000 unidades de pescado, hoy solo importan entre 100 y 150.000 y se cuantificó que al menos unos 200.000 pescados están ingresando por el contrabando.

“Están ingresando por semana al menos 200.000 unidades de pescados de mala calidad, estos no cumplen los requisitos sanitarios del Senasag y del Senasa (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria de Argentina). La recomendación técnica para el manejo de los pescados es que tienen que ser transportados a una temperatura de 18 grados bajo cero y esto no se está cumpliendo”, denunció Camacho.

Alertan problemas de salud

Advirtió que el producto de contrabando puede desencadenar una epidemia si es que las autoridades pertinentes no toman cartas en el asunto. “Pedimos a las autoridades que hagan controles en los centros de venta de este producto y pidan las pólizas de internación y el permiso de Senasag, y se haga un control estricto en las fronteras”, acotó.

Por dónde ingresa el contrabando

El asesor legal dijo que desde Bermejo ingresa una gran cantidad de pescado que es comercializado en Potosí, Tarija, Cochabamba y Sucre; por Yacuiba, los bagalleros acopian el producto y lo distribuyen en Santa Cruz y Beni, y por Villazón que van a mercados de Oruro.