Escucha esta nota aquí

El proyecto para construir un teleférico que atraiga al turismo de masas a la cueva de Soon Dong, situada en el centro de Vietnam y considerada entre las más grande del mundo, ha puesto en pie de guerra a los ecologistas.

Las autoridades de la provincia de Quang Binh aceptaron en 2014 los planes de la empresa promotora Sun Group para establecer la infraestructura, que transportará cada hora a un millar de turistas por un recorrido de 10.6 kilómetros, en un trazado que se extenderá sobre todo por el Parque Nacional de Phong Nha Ke Bang.

La obra humana penetraría algo más de medio kilómetro dentro de Soon Dong, que alberga una selva virgen, 150 grutas y varios ríos subterráneos.

Dimensiones de la cueva más grande el planeta 

La principal cavidad de la colosal cueva mide cinco kilómetros de largo, 200 metros de ancho y 150 metros de alto, y fue descubierta en 1991 por un lugareño llamado Ho Khanh, pero la noticia no tuvo repercusión hasta su redescubrimiento por una expedición de espeleólogos británicos en 2009.

Desde que se abrió parcialmente al turismo en febrero de 2014, sólo se han concedido unos 250 permisos para visitar la caverna, en un recorrido organizado de seis días con un número máximo de 10 integrantes por grupo que exige una excelente condición física y el desembolso de 3.000 dólares.

Un teleférico aumentará las visitas

Un panorama muy distinto al de los 1.000 visitantes por hora a un precio aproximado de 20 dólares que se conseguirá con la nueva infraestructura, según adelantó el alcalde de la localidad de Quang Binh, Nguyen Huu Hoai, en rueda de prensa.

Ante la ola de protestas desatada dentro y fuera del país, el Gobierno central paralizó el proyecto en un primer momento y unos días más tarde anunció un estudio de viabilidad y de impacto ecológico antes de tomar una decisión final.

La Unesco ha pedido explicaciones 

A la espera de ese paso, la Unesco, que en 2003 declaró Patrimonio de la Humanidad todo el entorno de las cuevas de Phong Nha Ke Bang, donde se ubica Soon Dong, ha pedido explicaciones y ha iniciado una investigación por su cuenta para evaluar el impacto que tendrá la infraestructura.

Además de la preocupación medioambiental, algunos expertos han alertado de que todo el parque nacional se sitúa sobre dos fallas geológicas, por lo que podría peligrar la estabilidad las 30 torres necesarias para sostener el complejo.