Escucha esta nota aquí

La Policía brasileña iniciará esta misma semana las investigaciones ordenadas por la Corte Suprema contra 49 personas con foro privilegiado, entre ellas 34 parlamentarios y 12 exdiputados, por presuntos desvíos de recursos de la estatal Petrobras.

Las 21 investigaciones determinadas por el máximo tribunal brasileño serán asumidas por la Dirección de Investigación y Combate al Crimen Organizado de la Policía Federal, que ya cuenta con un grupo de especialistas en procesos bajo el comando de la Corte Suprema, informó esta institución.

Además de divulgar el pasado viernes la lista de políticos que serán investigados por las corruptelas en Petrobras, el magistrado Teori Zavascki, que será el juez instructor de los procesos en la Corte Suprema, autorizó el inicio de la recolección de pruebas.

La divulgación de la lista de sospechosos causó conmoción en Brasil y puso en jaque al Gobierno, ya que incluye a importantes excolaboradores de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, entre ellos cuatro exministros, el tesorero de su partido y el coordinador de su campaña electoral en 2010.

Entre los políticos que supuestamente se beneficiaron de los desvíos en Petrobras figuran 12 senadores, 22 diputados y 12 exdiputados de cinco partidos, en su gran mayoría de la base oficialista.

Además de los presidentes del Senado, Renan Calheiros, y de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, la lista incluye al expresidente brasileño Fernando Collor y a cuatro exministros de Rousseff: los senadores Edson Lobao (Minas y Energía) y Gleisi Hoffmann (Presidencia) y los exdiputados Mario Negromonte (Ciudades) y Antonio Palocci (Presidencia).

Pericias
Con la autorización de Zavascki, los agentes de la Policía Federal especializados en investigaciones contra parlamentarios pueden iniciar inmediatamente la búsqueda de documentos y de posibles pruebas y el interrogatorio de testigos citados por los miembros de la red de corrupción que colaboran con la Fiscalía en la investigación a cambio de reducciones de penas.

Los agentes federales también pueden solicitar imágenes de las cámaras de seguridad de edificaciones en los que ocurrieron los encuentros relatados por los testigos y exigir copias de los contratos de Petrobras con las diferentes empresas acusadas de participar en las irregularidades.
La Policía Federal igualmente espera que la Fiscalía, que coordinará todas las investigaciones, solicite ante la justicia órdenes para levantar el sigilo bancario de algunos de los acusados, así como el de sus correos electrónicos