Opinión

Cara a cara

El Deber Hace 12/24/2017 6:50:00 PM

Escucha esta nota aquí

Navidad del compartir. Más que los regalos, que la Nochebuena haya sido motivo para el encuentro, la reconciliación y la solidaridad. Valores cristianos que son universales y que nos permiten encontrarnos verdaderamente con los otros a los que amamos y también a los que están más lejos de nosotros. Ojalá así haya sido. Si no que la Navidad nos inspire para intentarlo cada día con mayor ahínco.
 
Más temprano de lo debido. El país está embarcado, de hecho, en una precoz campaña electoral. Esto porque el Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) resolvió habilitar a Evo Morales para las elecciones de 2019, desconociendo el mandato popular del referéndum del 21-F y la propia Constitución Política del Estado (CPE). Tener a un ‘presidente-candidato’ no le hace bien a Bolivia desde ningún punto de vista. Principalmente, porque el Estado requiere a un mandatario ocupado a tiempo completo en resolver los grandes problemas pendientes: ralentización de la economía, desempleo, pobreza, corrupción e inseguridad. Que en 2018 nos dediquemos a lo importante, más que a la feroz lucha por el poder, que tanto daño hace a la democracia.
 
Redes sociales, la novedad de 2017. Llegaron para quedarse y, al parecer, incomodan al poder. Diversas estrategias se han puesto en marcha para observar y vigilar a los usuarios críticos del Internet. Que a ninguno se le ocurra castigar la opinión. Igualmente reprochables, sin embargo, son aquellos que usan las redes sociales para cometer graves delitos, para denigrar y para destruir vidas públicas, ocultos detrás de perfiles falsos. Más que controles estatales o   gubernamentales, requerimos educación, formación técnica y autocontroles sociales que nos permitan ser internautas más constructivos y más propositivos.