Escucha esta nota aquí

A las 18:00 del miércoles un muro interno de un galpón que pertenece a una empresa de acopio de granos se vino abajo y con su peso, y el del maíz que había dentro, aplastó a dos personas cuyos cuerpos pudieron ser evacuados recién a las 3:00 de este jueves.

De acuerdo a los informes preliminares de la Policía y versiones de quienes se encontraban anoche en la empresa acopiadora de granos Prolega, cerca de las 18:00 dentro del galpón se encontraban embolsando maíz Anselmo Vargas Zúñiga de 65 años de edad y Emilio Limón de 54 años, cuando de pronto se escuchó un estruendo y se vio una polvareda que salía del lugar .

El muro se vino abajo 

El ruido había sido provocado por la caída de un muro divisorio del galpón, de unos 60 metros de largo y de cinco de alto aproximadamente, que al desplomarse se llevó consigo a los dos obreros que acabaron sepultados entre medio de los ladrillos y del maíz.

Las tareas de rescate, a cargo de otros trabajadores de este acopiadora de granos y el apoyo de policías, comenzaron casi de inmediato en el derrumbado galpón, ubicado dentro de la empresa Prolega, que está asentada en el Parque Industrial de Montero.

Uno de los obreros, Vargas Zúñiga, llevaba 11 años trabajando como descargador de granos y, de acuerdo al relato de uno de sus familiares, ingresaba a su fuente laboral a las 6:00 y salía a las 18:00 al igual que Limón, que trabajaba dede hace dos años en este oficio.

El rescate

Maquinaria pesada, palas y cuanto estaba al alcance de los rescatistas fue utilizado para remover la soya y el maíz que había quedado encima del muro que tapó a los dos trabajadores

Las labores de búsqueda se dificultaron porque no se conocía el punto exacto donde se encontraban las víctimas cuando se desplomó la pared y fue recién a las 2:30 cuando se dio con la escalera que ellos tenían cerca al momento del accidente.

Media hora después las esperanzas de encontrar con vida a Emilio y Anselmo se desvanecieron, porque se dio con ellos y nada se pudo hacer por salvarlos.

Los obreros fallecen

En medio del dolor de los familiares, ambos cuerpos fueron trasladados por una ambulancia y una camioneta de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) hasta la morque del hospital Alfonso Gumucio Reyes.

Hasta las 4:00 de este jueves los restos mortales de ambos trabajadores seguían en la morgue porque los familiares se toparon con otro dilema: esperar la autopsia de ley o renunciar a ella y llevarse a sus seres queridos.

Personal de la empresa donde trabajaban Emilio y Anselmo, comentó que eran funcionarios eventuales que prestaban sus servicios en las épocas de cosecha de granos, aunque esta información no se pudo confirmar oficialmente, pues quienes estaban en las labores de búsqueda de los cuerpos y la asistencia a las familias afectadas, se negaron dar mayores datos.