Escucha esta nota aquí

El diputado paceño por el Movimiento al Socialismo (MAS), Manuel Canelas, cree que el Gobierno de su país necesita "oxigenar los canales de comunicación con la calle" para entender cómo ha cambiado el país gracias a sus propias políticas.

En una entrevista con Efe, Canelas comentó que los Gobiernos progresistas de América Latina viven un "impasse" que "responde a una crisis de imaginación y una relativa incapacidad para saber lo nuevo que se discute en la calle".

"Creo que están mucho tiempo en el Gobierno", dijo sobre los partidos de izquierda que gobiernan varios países de la región desde hace casi dos décadas. "Hay muchos incentivos estando en el Gobierno para no hacerle caso a la calle", apostilló.

En su opinión, solucionar este problema "pasa por una renovación en todo nivel: discursiva, de cuadros", ya que "es un poco difícil que la renovación discursiva la lleve adelante alguien que ha sido ministro diez años, con independencia de que ese ministro sea brillante".

Los errores en el referendo


Canelas aseguró que la continuidad del "proceso de cambio", como se conoce al conjunto de reformas políticas, económicas y sociales emprendidas por los gobiernos de Evo Morales desde 2006, no está condicionada por la continuidad del mandatario en el cargo.

En febrero pasado, Morales perdió un referendo para poder presentarse de nuevo en 2019 en busca de un cuarto mandato consecutivo.

"En el esquema de proyecto que teníamos, la continuidad del liderazgo del presidente era imprescindible. Él puede mantener ese liderazgo sin necesariamente ser un jefe de Estado", opinó.

Reconoció que "la estrategia de campaña no fue muy acertada" en el referéndum del pasado 21 de febrero, en el que un 51 % de los bolivianos rechazó una reforma constitucional para permitir la reelección de Morales en 2019.

A su juicio, la campaña se concentró en criticar el proyecto político "de restauración neoliberal" de los partidarios del "no" y en reivindicar la nacionalización de los hidrocarburos y otros sectores estratégicos de la economía.

Faltó, a juicio del legislador, dibujar "un horizonte, un proyecto de país que no se resuma solo en una buena gestión económica".

Redes sociales

Tras el resultado del referendo, el propio Morales y algunos representantes del MAS y de los movimientos sociales que lo apoyan propusieron regular legislativamente el uso de las redes sociales, a las que el oficialismo atribuyó buena parte de la derrota.

Ese debate "parte un poco de ese clima de no tener muy claro el por qué se ha perdido", consideró Canelas.

"En tiempos de campaña y de propaganda es casi habitual que no todo lo que se dice en las redes sociales o en periódicos sea verdad. Esa es una crítica que hay que hacer, pero la respuesta a esa situación no pasa por una regulación normativa que de todos modos tiene casi una imposibilidad material de concretarse", dijo.

"En lugar de pensar en controlar las redes sociales, es mucho mejor pensar en disputar el sentido de lo que ahí se discute", sugirió el diputado.

Ley a favor de transexuales

Otro de los asuntos que el Legislativo boliviano tiene sobre la mesa es un proyecto de ley de identidad de género que permitiría a las personas transexuales cambiar su nombre y género en sus documentos oficiales, y que acaba de empezar a debatirse.

"Es una medida urgente", defendió Canelas, quien recordó el reciente asesinato de dos transexuales en Bolivia.

"Hay una ausencia muy grande de esta ley (de identidad de género) y una ley de crímenes de odio, para mí deberían ir aparejadas", argumentó.

El diputado, que es el primer asambleísta abiertamente homosexual de su país, defendió la necesidad de reconocer las uniones civiles entre personas del mismo sexo durante la legislatura actual.

Señaló que "hay una contradicción en la misma Constitución (2009)", que prohíbe la discriminación por motivos de orientación sexual, pero al mismo tiempo señala explícitamente que el matrimonio es "entre una mujer y un hombre".

"Eso no quiere decir que no se puedan legislar otro tipo de leyes, de uniones que aseguren cierto tipo de protección a una realidad que ya sucede con independencia de que haya norma o no", aseveró, y defendió "legislar, no metiéndonos todavía en un debate constitucional, uniones civiles".