Escucha esta nota aquí

Tras la renuncia del magistrado Jorge Isaac von Borries a la presidencia del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), la sala plena se reunirá el 3 de noviembre para elegir al sucesor o sucesora; todos los magistrados dicen que son presidenciables, aunque para ello deben lograr el respaldo de al menos cinco votos.

Cerca del mediodía, Von Borries salió públicamente a decir que el cansancio y los problemas en la justicia lo obligaron a dimitir y desde ayer, de manera provisional, asume la conducción de la institución el decano Rómulo Calle, que convocará una sala plena el próximo martes solo con este tema en la agenda. “He presentado la renuncia al cargo de presidente del Tribunal Supremo de Justicia por motivos de salud. Esa renuncia ha sido aceptada por los ocho magistrados presentes”, dijo Von Borries, después de que sus colegas se anticiparon en anunciar su dimisión.

La sala plena ordinaria de ayer comenzó con el sorteo de causas y después Von Borries hizo conocer verbalmente su renuncia a la presidencia, la misma que fue aceptada por unanimidad.

Es el segundo en dejar la presidencia, después de Gonzalo Hurtado. Von Borries negó que su dimisión se deba a algún tipo de presión y aclaró que sentía “un poco de cansancio de subir y bajar de La Paz a Santa Cruz y la carga de problemas que tiene la presidencia motivaron su decisión.

Antes de que su renuncia fuera aceptada, cada uno de los magistrados destacó su trabajo en la conducción del TSJ durante los casi dos años, contó el decano Rómulo Calle.

Las tareas pendientes

El ahora expresidente del TSJ dijo que hay tareas pendientes, como la aprobación de las reformas a la Ley de Regularización del Derecho Propietario, los proyectos sobre la doble instancia en los juicios de responsabilidad y la dotación de equipos para habilitar el expediente electrónico en los juicios orales.

El decano en ejercicio de la presidencia del TSJ, Rómulo Calle, dijo que espera la asistencia de todos los magistrados en la sala plena del martes para elegir al sucesor de Jorge von Borries, cabeza del Órgano Judicial, y destacó que el presidente renunciante supo conducir el alto Tribunal de Justicia en momentos de crisis entre 2013 y 2014.

Los magistrados Antonio Campero y Pastor Mamani, al igual que sus colegas, admitieron que están en carrera por la presidencia; para lograrlo requieren de al menos cinco votos. Campero recomendó que sea un debate a conciencia para consensuar un perfil con una visión y objetivos claros para enfrentar la crisis judicial.

El potosino Pastor Mamani afirmó que la aspiración máxima de todo magistrado es llegar a la presidencia y por eso buscará la confianza de sus colegas porque requiere de al menos cinco votos, tal como ocurrió con la elección de Hurtado y de Von Borries.

Por su lado, el magistrado Fidel Marcos Tordoya dijo que espera una elección de consenso para evitar divisiones y pugnas internas