Escucha esta nota aquí

Algunos estudiantes no tuvieron el reencuentro que esperaban con sus compañeros en esta vuelta a clases después de las vacaciones de invierno. La lluvia, que cayó en las últimas semanas en la región, dejó secuelas en la infraestructura de centros educativos de Santa Cruz de la Sierra.

Uno de los más perjudicados fue el módulo Zenobia Aponte, ubicado en la comunidad Palmar Viruez, en el D-13. En este sitio, los padres de familia reclamaron por la falta de previsión que tuvieron las autoridades municipales para vaciar el agua que se hallaba al interior del recinto.

Este lunes tuvieron que solicitar a las autoridades que lleguen máquinas a este lugar para bajar el nivel de una calle aledaña al colegio que, según la denuncia -que se puede ver en el video que encabeza la nota-, impide que este centro se vacíe de una forma más rápida.

Otro establecimiento que presentó problemas fue el colegio Unión y Progreso I, que está en la doble Vía a La Guardia. Allí, habían vidrios rotos en un aula, mientras que, en otra, la portera del establecimiento tuvo que proceder a secar un curso el cual estaba con agua en su interior.

Mientras que en el módulo del barrio El Recreo los padres denunciaron que se cayó una parte del techo por lo que hicieron el reclamo respectivo para su pronto arreglo.