Este año la Policía cruceña inició una gestión con una importante dotación tecnológica, ¿cómo se están encarando estos cambios?

Somos el primer departamento del país en productividad, crecimiento y extensión del país, tenemos 5.500 efectivos y de pronto llegó la tecnología de punta con la que ahora contamos. Sistemas de comunicación modernos que nos ayudan a una comunicación inmediata con nuestros patrulleros. Estos han sido avances muy importantes en la institución que están siendo aprovechados, quizás no un 100%, pero sí hemos tomado conciencia de que se trata de herramientas que nos facilitan el trabajo.

¿Cuesta que los policías se acostumbren a esta nueva tecnología?
Evidentemente sí, hay que ser sinceros, está costando. Pero lo positivo es que se está asimilando con facilidad el funcionamiento de las nuevas herramientas con las que contamos, son equipos de mucha valía. Una muestra de esto es que ahora la población es testigo de que ante cualquier hecho policial, los agentes están llegando al lugar en cuestión de minutos. Si bien se han generado algunas demoras, estas no son por falta de atención, sino que hay momentos en los que estamos sobrecargados. Sin embargo, como lo dije anteriormente, reconocemos que nos está costando asimilar en ciento por ciento todo el avance tecnológico con el que ahora cuenta la Policía.

Si la Policía fuera un vehículo de cuatro velocidades, ¿en este momento en qué marcha estaríamos?
Estamos en tercera, porque cuando ingresemos a cuarta será el momento en que tengamos mayor velocidad para atender los hechos y ese momento estaremos exigiendo más tecnología a las instancias correspondientes. Un ejemplo de estos avances es la capacitación que están recibiendo los oficiales que están siendo educados en la Academia de Policía, ya que esta enseñanza ahora la ejecutan basados en el Centro Automático de Despacho Integral (CADI). Este sistema es un salto tecnológico sorprendente.

¿La falta de preparación en tecnología de algunos efectivos le está generando problemas con la efectividad de sus labores?
Los policías ya están asimilando la nueva tecnología, puesto que todos tienen los nuevos equipos de manera permanente. Está costando un poco que se logre entender en un 100% el sistema y así aprovecharlo mejor en servicio de la población cruceña.

¿Cómo se puede tener mayor presencia tecnológica en los barrios alejados?
Lo dotación de más cámaras para la ciudad se hizo en el marco de la Cumbre del G-77 y tenemos aprobado un pedido de más equipos para los días de Carnaval, una labor que está siendo ejecutada con la Alcaldía. Estamos trabajando para que estos servicios de tecnología sean de beneficio para la gente que vive en los barrios alejados, si bien no tenemos cámaras en estas zonas, al menos hay un vehículo patrullero para recorrer frecuentemente estos barrios.

La gente reclama por más policías, ¿cuántos efectivos cree que se necesitan?
Considero que necesitamos al menos 1.000 policías, pero uniformados que sean de calidad. Es necesario decir que los esfuerzos en este tema se centran en Santa Cruz, ya que la semana pasada llegaron 60 subtenientes recién egresados. Bajo mi política de trabajo estos efectivos serán policías preventivos, estarán en la calle, patrullando. Yo prefiero prevenir el delito antes que investigar los hechos consumados. Queremos evitar dolor a las familias.

¿Qué más le hace falta a la Policía?
Hay una situación vital e importante. Para todos estos bienes que nos entregaron es necesaria la logística para movilizarse, para el mantenimiento de los vehículos y de los equipos que tenemos. Hay una falencia en esto y sabemos que se va a subsanar, ya que existe una excelente comunicación entre la Policía, la Gobernación y la Alcaldía. Hay una buena coordinación