Escucha esta nota aquí

Julio César Baldivieso vuelve a entrar en escena, apenas un par de días de su retorno a Bolivia tras cerrar un año exitoso en el fútbol venezolano, con el Carabobo FC. Los rumores de un acercamiento con la dirigencia de Oriente Petrolero volvieron a resurgir para que sea el nuevo técnico, desde enero, pero el mismo entrenador se encargó de aclarar una cosa: “Nadie de Oriente me llamó”.

El cochabambino contó a DIEZ que durante su etapa de futbolista siempre quiso jugar en uno de los grandes de Santa Cruz, y no pudo, anhelo que busca hacer realidad ahora en función de entrenador. “Es un privilegio que se acuerden de mí, pero también tengo que ser claro que nadie se comunicó conmigo. ¿A quién no le gustaría dirigir Oriente?”, se cuestionó.

Baldivieso, de 46 años, admitió que le gustaría ser parte de este club, resaltando su historia y su gran hinchada que tiene. “Lamentablemente los extranjeros tienen más chance que un nacional, eso es así”, indicó con algo de pesar.

Un plus que lo puede llevar a Oriente es que tiene como ayudante de campo al paraguayo Francisco Argüello, identificado con los colores verde y blanco y muy querido por la hinchada albiverde. “Pancho es un tipo muy trabajador, me ayuda bastante en el trabajo que hacemos, es un buen profesional”, puntualizó sobre él.

Baldivieso optó por cerrar su ciclo en el fútbol de Venezuela, debido a la situación complicada que atraviesa ese país, asunto del que prefiere no polemizar. Incluso, dijo, que lo pensaría dos veces si fuera llamado desde ese país por un club más grande que el que dirigió. “Por ahora quiero dedicarme a descansar, después veremos qué pasa”, finalizó.