Escucha esta nota aquí

Mientras los defensores del 21-F salieron ayer a las calles en rechazo a la repostulación presidencial, el jefe de Estado, Evo Morales, mantuvo su rutina de trabajo, y el Movimiento al Socialismo (MAS) alista para mañana un ampliado nacional en el que tomará decisiones orgánicas y definirá tareas para la campaña electoral, anunció el vicepresidente Álvaro García Linera.

Informó que el ampliado, a celebrarse el 23 de febrero en Cochabamba, tomará decisiones orgánicas y definirá tareas para la campaña del oficialismo, de cara a las elecciones generales de octubre próximo. “Hay un ampliado que corresponde a la vida orgánica, para tomar un conjunto de decisiones de la vida interna (del MAS). Se verá ante todo el tema de responsabilidades administrativas que establece el Órgano Electoral y algunas tareas para preparar el lanzamiento de la campaña”, dijo el vicepresidente.

En ese encuentro participarán representantes de organizaciones sociales de todo el país. Representantes de los sectores y legisladores oficialistas también adelantaron que ese ampliado servirá para evaluar las primarias de enero y trazar la campaña para los comicios de octubre, cuando el presidente Evo Morales se enfrentará a ocho frentes de la oposición.

La candidatura a la repostulación de Evo Morales y de Álvaro García Linera fue habilitada por un fallo del Tribunal Constitucional Plurinacional, que en noviembre de 2017 declaró procedente la acción de inconstitucionalidad abstracta presentada por militantes y legisladores del MAS, que además dio vía libre para que otras autoridades departamentales y municipales puedan optar por la reelección indefinida.

El fallo constitucional fue emitido a pesar de que en el referéndum del 21 de febrero de 2016 más del 51% de los electores votó por el No a la repostulación del presidente Morales y del vicepresidente García Linera.

Manifestaciones masistas

La instructiva de la cúpula del MAS fue de no movilizar a las bases; sin embargo, desde Santa Cruz, un grupo liderado por el asambleísta Edwin Muñoz realizó un simulacro de entierro del 21-F en la sede de la Federación de Comunidades Interculturales. “Ya no dan más, de aquí para adelante porque las primarias enterraron el resultado del 21-F”, enfatizó el asambleísta.

Por la noche festejaron el inicio de la campaña para las elecciones generales porque, a criterio de Muñoz, la marcha de ayer sirvió para hacer proclamaciones de algunos candidatos opositores, como el caso de Óscar Ortiz, “que estuvo apoyada por funcionarios de la Gobernación”. Apuntó que lo mismo hizo, aunque con mucho menos número de seguidores, el binomio de UCS, Víctor Hugo Cárdenas-Humberto Peinado, así como el de Comunidad Ciudadana, conformado por Carlos Mesa y Gustavo Pedraza.

Sin actividad

Por la mañana, antes de las movilizaciones opositoras, el presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda (MAS), recordó que el oficialismo no hizo nada para contrarrestar las marchas de reivindicación del 21-F de parte de activistas y partidos de oposición, como sucedió en los dos años anteriores.

A decir del titular de la Cámara Baja, el oficialismo le dará la extremaunción al movimiento ciudadano en las elecciones de octubre, cuando el MAS gane los comicios, según el diputado, con amplia mayoría.

“No vamos a hacer absolutamente nada porque, definitivamente, hemos enterrado el 21-F y vamos a dar los santos óleos en octubre de 2019”, refirió Borda.

Por su lado, el vicepresidente Álvaro García Linera ironizó con la fecha. Según él, lo importante del 21 de febrero es la festividad de compadres, en alusión a la tradicional fiesta tarijeña.

El segundo hombre en la línea de mando en el país se manifestó en la puerta de Palacio Quemado, donde fue recibido con canastas y serpentinas, por la festividad de compadres. Los periodistas preguntaron con insistencia sobre sus impresiones sobre las movilizaciones por el 21-F, a lo que respondió: “Ahora las chapaquitas me han traído el 21-F, mi canasta de compadre, y eso es lo importante de este día”, expresó.

El presidente entregó obras

Por su parte, el presidente Evo Morales continuó con su agenda de trabajo y se desplazó por diferentes lugares del país. El mandatario entregó una nueva infraestructura a la unidad educativa San Simón I, ubicada en el distrito rural Hampaturi de la ciudad de La Paz.

También entregó más de 4,5 kilómetros de calles enlosetadas en el distrito 3 de la ciudad de Oruro, que fueron ejecutadas mediante el programa de mejoramiento de vías del proyecto Acceso Los Ángeles. De acuerdo con datos oficiales, la obra demandó una inversión de Bs 9,2 millones.

El vicepresidente también se sumó a la entrega de obras y en la localidad de Uni, en el municipio paceño de Palca, dejó a la comunidad la unidad educativa San Gerónimo y comprometió la construcción de un coliseo en esa región.

Esa infraestructura, que demandó una inversión de Bs 1,3 millones, fue financiada con recursos del programa Bolivia cambia, Evo cumple, la cual cuenta con 12 aulas distribuidas en dos plantas.