Escucha esta nota aquí

Difícilmente pasan desapercibidos por su pinta y sobre todo por su personalidad. Son conocidos en las redes sociales y en los medios de comunicación, ellos son algunos de los influencers de Santa Cruz de la Sierra.

Fueron nuestros invitados en el reciente Café de la Siesta. Primero llegaron los varones y un poco después las damas, con quienes pasamos una entretenida tarde.

Desirée Durán, Carolina Kempff, María Eugenia Ordóñez, Marco Antelo, Luhan Ortiz, Reyes Antelo y Sergio Chuquimia fueron los influencers que nos visitaron, siendo el anfitrión Juan Carlos Rivero.

Tertulia
Coincidieron en que influencers, término en inglés que se utiliza en Santa Cruz desde no hace más de dos años, es la persona que ejerce influencia en una sociedad, por su trabajo, forma de vida o por las sugerencias que hace por medio de las redes sociales. 

Dijeron que muchas veces este término no es bien utilizado y se lo adjudica a quienes no lo merecen.

Con gran sentido del humor contaron muchas anécdotas, como que a algunos de ellos les envían propuestas subidas de tono, pero que con mucha sutileza rechazan y borran de sus cuentas. También contaron que no todo es color de rosa, pues algunas veces han recibido críticas muy duras e insultos, porque ‘nadie es monedita de oro’.

Negocio
Coincidieron en que ser influencer es una fuente laboral, que no se debe regalar el trabajo y que muchas veces son ellos mismos los que no le dan valor a lo que hacen. En broma hablaron de formar una asociación de influencers para defender su actividad y por votación unánime propusieron a Marco para presidirla. 

Rieron, comieron y se divirtieron. Demostraron que son jóvenes como cualquiera, que quieren surgir por sus trabajos y que les encanta lo que hacen. ¡Hasta se hicieron bullying entre todos!

 

En la mesa. El anfitrión del Café de la Siesta, Juan Carlos Rivero, con María Eugenia y Carolina
Invitados. Sergio fue el más calladito y Marco habló hasta por todos los codos

 

Ocupados. Reyes y Luhan están siempre en contacto con las redes sociales y tienen a su lado sus celulares
Toda una diva. Desirée demostró que más que bella es una mujer de buen carácter. Habló de su trabajo, contó algunas anécdotas e hizo reír a los asistentes con sus chistes