Escucha esta nota aquí

Un hombre fue arrestado por la Policía en la zona del Plan Tres Mil por haber encadenado de un tobillo a su hijo de 11 años a un catre en su casa. Un drama familiar y social envuelve este caso, puesto que el menor tiene problemas de conducta a tal punto que en su contra existen denuncias de robo de objetos a sus vecinos, además de amenazas de violación y de muerte a niñas de su barrio, según indicaron autoridades de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia y la Fiscalía. 

El fiscal Álvaro Infante informó que se procedió al arresto del hombre para investigarlo por la presunta comisión de violencia familiar. 

El niño fue rescatado de su encierro y encadenamiento por efectivos policiales y representantes de la Defensoría de la Niñez, alertados por vecinos que manifestaron haber escuchado sus gritos. Sin embargo, las autoridades aclararon que el menor no presentaba signos de violencia.

La Fiscalía dentro de sus primeras pesquisas evidenció que el niño vive con su padre y su madrastra, por lo que se trata de un caso muy complejo. 

En entrevistas sicológicas el menor asegura que su papá no ejerce violencia en su contra y que le daba pena que lo metan preso.Sin embargo, la Fiscalía otorgó medidas de protección familiar al niño tal como lo establecen las normas. Por su parte, la Defensoría hace un seguimiento al caso. 

El padre acepta su culpa

Luego de las primeras investigaciones entre la Fiscalía y profesionales de la Defensoría de la Niñez, el padre reconoció que no procedió bien al tomar esa medida con su hijo y dijo que no era capaz de dar castigos de violencia física al menor y también manifestó que necesita ayuda por los problemas de conducta del niño.

El papá, que fue arrestado, está dispuesto a someterse a un procedimiento abreviado mientras su hijo es asistido por la Defensoría de la Niñez para ayudarlo a superar los problemas por los que viene enfrentando y que merecen un tratamiento especial.

La Fiscalía prepara actuaciones con fundamentos para presentarlo ante un juez cautelar a fin de que se dicten medidas considerando la situación familiar del padre y del propio menor.