Escucha esta nota aquí

Todos hemos experimentado momentos incómodos en que estamos en una fiesta o en una reunión de trabajo donde nos presentan varias personas y después de dos segundos, nos olvidamos sus nombres, o peor aún... ¡le llamamos de otra manera

No es que no nos importe, es que su nombre no se nos ha grabado, o no hemos prestado la suficiente atención, o no lo hemos oído bien. En cualquier caso quedamos fatal.

Así que toma en cuenta esta lista de consejos preparada por el periódico británico "The Independent" y traducido por "24 horas Chile" que te ayudará a no pasar vergüenzas y a mejorar tu memoria.

1. Presta atención
Muy a menudo puedes mejorar tu memoria trabajando en la atención que le das a las cosas y personas. Aumenta tu concentración al momento de conocer nuevas personas, te podría ser de ayuda.

2. Repite, repite, repite
Si reiteras una y otra vez el nombre recién aprendido es mucho más fácil para tu cerebro retenerlo, especialmente si tiene una sonoridad poco común.

3. Construye asociaciones
Si conoces a una persona que comparte el nombre con tu mamá o un familiar, registra eso en tu memoria inmediatamente. También te puede ayudar asociar nombres y características.

4. Usa nemotecnia
Los métodos nemotécnicos ayudan a la memoria a enlazar términos o sonidos. Usar una rima puede ser útil, por ejemplo: "Alberto nació en el puerto" o "Trinidad es de la universidad".

5. Pide que lo deletreen
Si es un nombre difícil puedes preguntar cómo se escribe y así asegurarte de establecer en tu mente una imagen de la palabra. "¿Es Jessica o Jessika?" podría ayudarte a retener mejor la palabra.

6. Ayuda a otros con tu nombre
Cuando conoces a nuevas personas puedes darles una ayuda entregando pistas respecto a tu nombre. Una rima, una broma o un dato podría ayudarles a recordarte, especialmente si es que están conociendo a mucha gente en un espacio breve de tiempo.

7. Manipulación
Si todo lo demás falla, siempre puedes pedir ayuda a otros. Que un amigo cercano conozca a la persona cuyo nombre olvidas nunca está demás. Y, por último, siempre puedes presentar a dos personas y esperar que ambos digan sus respectivos nombres.