Escucha esta nota aquí

María José Pers sonríe mientras se coloca la máscara para las pestañas. Le dijeron que habría una sesión de fotos y no quiere salir mal. Aprendió a maquillarse en el salón de belleza de Pippo, peinador de reinas, a quien de cariño le dice tío. Le gustó tanto lo que hacía el estilista cruceño que pasó clases durante dos años en un instituto, donde aprendió peluquería y lo relacionado con cursos de belleza. 

María José acude todos los sábados al salón de Pippo para trabajar como su asistente. A sus 23 años ha hecho todo lo que ha querido, demostrando, una vez más, que las personas con síndrome de Down pueden desarrollar una vida normal y sin problemas con el debido apoyo de su familia y amigos. Durante la entrevista, María José no duda en demostrar sus habilidades para el modelaje, pero tampoco se hace problema para sacarse los zapatos y empezar con una rutina de gimnasia rítmica en medio de todos los muebles del salón.

Vida con muchos matices
“Me gusta mucho lo que hago. Mi tío me ayudó a trabajar, me gusta peinar y maquillarme, y peinar a la gente también”, dijo María José, que, entre otros títulos, fue campeona en las Olimpiadas Especiales realizadas en 2015 en Los Ángeles (Estados Unidos), en la categoría de gimnasia rítmica (obtuvo dos medallas de oro, dos de plata y un cuarto lugar). También ha participado en otras actividades deportivas a escala nacional (ganó medalla de oro en natación en los Juegos Plurinacionales Especiales Nacionales, desarrollados en Santa Cruz); y este año fue reconocida con el Premio Joven 2017 al Desarrollo Especial, que lo otorga la Gobernación de Santa Cruz. 

A Pippo lo asiste desde 2012. “Es de verdad un regalo de Dios la compañía de María José. Me hace sentir muy bien. Muchas veces solo necesito abrazarla para liberarme de mis penas y mis dolores”, comentó el famoso estilista cruceño.  

Y así como durante dos años estuvo aprendiendo a maquillar a personas porque tuvo ganas de hacerlo, ahora María José tendrá otro reto laboral: la acaban de contratar en Cinemark, aún están viendo algunos temas contractuales, pero ya es un hecho que estará ahí por un tiempo.
“Hará cualquier trabajo que le den, ella no se corre”, dijo su madre, Rosario. 

“Lo único complicado para ella es el tema de la orientación cuando está por las calles, después, se desenvuelve muy bien en lo que se propone”, agregó. 

Hoy es el Día Internacional del Síndrome de Down y María José celebrará con todos sus amigos  que la ayudan a salir adelante. 

Actividades
En este día especial, algunas instituciones especializadas en las personas con síndrome de Down tienen preparadas importantes actividades.

La Fundación Descúbreme, a la que pertenece María José Pers, organizará hoy una gran concentración en el altar chiquitano ubicado en la rotonda de El Cristo, que se iniciará a las 17:30 y terminará a las 20:00. Música y baile amenizarán esta celebración.

En tanto que la Fundación síndrome de Down (Fusindo) reunirá a sus integrantes hoy, desde las 9:00, en su sede de la radial 27, zona del zoológico (calle Seboí N.º 250). Habrá actividades coordinadas con la Dirección Municipal del Adulto Mayor y Personas con Discapacidad.
Finalmente, en el Centro de Asistencia Mitaí, mañana, a las 19:00, se dará una conferencia sobre la atención temprana en niños con síndrome de Down, donde se explicará qué es este síndrome, cuáles son los cuidados iniciales y cuál es el rol que debe tener el entorno familiar. La dirección es calle Rómulo Justinano N.º 29 (a media cuadra de la avenida Uruguay). 

Cómo detectar el síndrome de Down

1.-Hay diferentes tipos de pruebas de detección. Algunas se hacen en el primer trimestre y otras en el segundo. Estas pruebas podrían incluir análisis de sangre, pruebas de ultrasonido o, mejor aún, una combinación de las dos cosas. 

2.- Las pruebas del primer trimestre incluyen un análisis sanguíneo para medir los niveles de dos tipos de proteínas en la sangre, y una prueba especial de ultrasonido conocida como translucencia nucal fetal. 

3.- La prueba de translucencia nucal mide el espacio claro o translúcido en el tejido de la parte de atrás del cuello del bebé. Los bebés que tienen anomalías cromosómicas tienden a acumular más líquido en esta región durante el primer trimestre, haciendo que este espacio claro se vea más grande de lo normal.