Escucha esta nota aquí

La tienda-museo DMW, en la localidad de Nimega (Holanda), ofrece peculiares taxidermias y momificaciones que van desde un bebé de hace 900 años procedente de Chile hasta una cabeza de un indio del Amazonas, pasando por una momia egipcia, mariposas, jabalíes y tortugas.

“En un museo cualquiera se puede ir a ver lo que se expone y luego pasarse por la tienda a comprar piezas, que suelen ser de juguete y suvenires. Aquí exponemos pero también vendemos piezas reales de la propia naturaleza", explica Emma van Grinsven.

En línea

Hace ocho años que este museo, que también expone sus piezas en línea en la web museumwinkel.com, abrió sus puertas. El proyecto fue una idea de dos amigos que antes vendían algunas piezas por encargo en su propia casa.

Sus artículos son peculiares y sus clientes "no solo son holandeses" sino que proceden de diferentes partes del mundo, desde personas que "aman a los animales, a los que quieren usar estas piezas para decorar sus restaurantes, o comerciantes que adquieren taxidermias para su reventa" en otros países.

El museo comenzó con tan solo tres empleados que se dividían entre la tienda, el museo y el taller, pero ahora el equipo asciende a 15 personas que atienden tanto en la tienda física como en línea, para vender desde objetos históricos hasta momias, calaveras y esqueletos.

Para saber

Como un ZOO
La tienda paga por los animales fallecidos, trabaja en la taxidermia y luego los expone.

Del extranjero
Las momias humanas son compradas en el extranjero.

Con historia
Exponen una cabeza reducida de 150 años, por los indios jíbaros de América.