Escucha esta nota aquí

La televisión pública italiana RAI emitió este jueves una entrevista con el hijo del criminal mafioso Totò Riina, "Salvo", en plena promoción de su libro, lo que ha suscitado numerosas críticas ya que muchos aducen que banaliza el crimen organizado.

Salvatore "Salvo" Riina no es hijo de un criminal cualquiera sino de Totò Riina, ex "capo de capos" de la mafia siciliana "Cosa Nostra", actualmente condenado a cadena perpetua y en régimen de aislamiento por los múltiples asesinatos que ordenó, entre ellos el de los magistrados Giovanni Falcone y Paolo Borselino en 1992.

Salvo también fue condenado a ocho años y medio de prisión por asociación mafiosa y, tras cumplir su pena, vive en la septentrional Padua bajo libertad vigilada.

Pese a su situación, el hijo menor de "U curtu" (el corto) ha escrito "Riino Family Life", un libro en el que repasa los dieciséis años que pasó junto a su padre durante su vida clandestina y que llega mañana a las librerías de Italia.

En plena campaña de promoción del libro, la televisión pública italiana RAI ha anunciado a bombo y platillo la emisión, esta noche y "por primera vez", de una entrevista a Salvo Riina en el popular programa de entrevistas "Porta a Porta" que dirige Bruno Vespa, lo que ha suscitado un gran malestar en el país.

El diario "Il Corriere della Sera" ha publicado una entrevista con el hijo del mafioso en el que éste, lejos de condenar los deplorables crímenes de su padre, encomia su figura porque, asegura, hizo que nunca le faltara nada, "principalmente el amor".

La controversia se ha desatado entre quienes aseguran defender la libertad de prensa y quienes, por contra, consideran la entrevista como un modo de conferir protagonismo y publicidad a la mafia en un canal, recuerdan, financiado por el contribuyente.

El primero en expresar su desaprobación ha sido el diputado y secretario de la Comisión de Vigilancia del ente, Michele Anzaldi, quien ha señalado que la emisión servirá de trampolín publicitario para el libro, que a su juicio subirá en la clasificación de ventas.

El presidente del Senado, Pietro Grasso, antiguo magistrado perseguido por la mafia y por Riina, ha afirmado en Twitter que no verá la entrevista.
"No me interesa si las manos de Riina acariciaban a sus hijos.

Son las mismas manos manchadas con la sangre de inocentes", dijo.
Por su parte, la Unión Sindical de periodistas de la RAI (USIGRAI) se ha sumado a las críticas y ha defendido en un comunicado que "el servicio público no puede convertirse en una salón para las familias criminales".

Asimismo ha referido que si se lleva a la televisión pública a estos personajes, "debe dedicarse al menos el mismo espacio a los periodistas amenazados" por la mafia, más de dos mil en la última década según un informe parlamentario publicado el mes pasado.

La presidenta de la comisión parlamentaria Antimafia, Rosy Bindi, expresó a los medios locales su deseo de que la RAI "reconsidere" la emisión porque, de lo contrario, el canal incurrirá en el "negacionismo de la mafia".

También ha salido al paso Maria, la hermana del juez Falcone, asesinado junto a su mujer y tres escoltas por orden de Totò Riina, para expresar "consternación" por la "indigna" decisión de emitir la entrevista.
Pese a que las críticas pesan más en la balanza de reacciones de este caso, también hay quien defiende la decisión de emitir la entrevista al hijo de excapo de "Cosa Nostra".

Es el caso del diputado Gianfranco Librandi, del grupo Elección Cívica, quien ha defendido la libertad de prensa siempre, al igual que la exponente de la "berlusconiana" Forza Italia, Daniela Santanché.
Pero el mayor defensor de la emisión es el propio Bruno Vespa que, según recoge "La Repubblica", ha rehusado cancelar la entrevista pese a las supuestas presiones que ha recibido por parte de los directivos de la cadena.

La polémica, no obstante, no es del todo nueva ya que el pasado septiembre se produjo el mismo debate en Italia, cuando Vespa entrevistó en la tele pública a la hija y al nieto de Vittorio Casamonica, exponente de la mafia romana.

El nombre de los Casamonica dio por aquel entonces la vuelta al mundo debido al fastuoso funeral con el que despidieron al patriarca Vittorio, cuyo féretro desfiló a plena luz del día en una calesa mientras un helicóptero lanzaba pétalos de flores desde el cielo y una banda entonaba la banda sonora de "El Padrino".