Escucha esta nota aquí

El viceministro de Defensa Civil, Óscar Cabrera, ha informado que el número de familias damnificadas por las lluvias se ha elevado a 6.200 en el territorio boliviano. La autoridad cifró en 13 el número de personas fallecidas por falta de prevención ante las adversidades del clima.

“La cifra de familias afectadas hasta el momento son 6.200 y al mismo tiempo el número de personas fallecidas sería de 13, con la confirmación de la última víctima que pereció tras el desborde del río Cotagaita, en donde hay 120 familias damnificadas”, confirmó Cabrera.

Pronostican más lluvias

La autoridad adelantó que las lluvias se incrementarán y el Viceministerio realizará el monitoreo para prestar la ayuda pertinente
en caso de que se registre alguna emergencia.

“A escala nacional podemos decir que hasta el fin de semana va a haber bastante lluvia en cinco departamentos y 33 municipios, de acuerdo con información del Senamhi. Las lluvias se registrarán en el trópico de Cochabamba, el norte de La Paz, en Chuquisaca y Potosí”, añadió.

La normalidad retorna a Guanay

Por otra parte, Cabrera aseguró que está retornando la tranquilidad al municipio de Guanay (La Paz), y que las 500 familias afectadas por la inundación, a causa del desborde de los ríos Mapiri y Tipuani, regresaron a sus viviendas.

"En Guanay la población ya está con bastante tranquilidad; sin embargo, no hay personas evacuadas, las 500 familias que han sido afectadas han retornado a sus viviendas”, concluyó.