Escucha esta nota aquí

Como jurista y líder del equipo jurídico, el agente ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, midió cada palabra. Accedió a atender a EL DEBER  dos semanas antes de los alegatos orales, dentro del proceso en el que Bolivia  busca que ese tribunal internacional obligue a Chile a sentarse a negociar una salida soberana al océano Pacífico.

Revela que Perú mostró interés en el desarrollo del proceso y que recibe todos los actuados porque los solicitó desde el principio. 
Este otro país vecino es protagonista también, porque si se presentara alguna posibilidad de solución podría involucrar a su territorio, como ocurrió en el pasado. Sin embargo, esa es una evaluación que el agente prefiere no realizar por ahora.

El canciller Fernando Huanacuni adelantó que el equipo ya prepara escenarios de negociación posteriores a este proceso. 

Rodríguez Veltzé señaló que serían tratativas altamente complejas, pero deberían realizarse con niveles de reserva y confidencialidad en la mayor parte de su desarrollo. El ámbito político debe ser complementario, dice, al analizar el hecho de que se tendrá al frente al gobierno de Sebastián Piñera, y plantea la fórmula de aunar voluntades de manera eficaz para beneficio de ambas partes.

El respeto del tratado de 1904 fue un argumento de Chile en su defensa, pero la corte de La Haya señaló que no ha resuelto los temas pendientes entre ambos países, ¿en qué medida este hecho ha inclinado la balanza hacia Bolivia y ha generado un quiebre en el caso?

La Corte se refirió al Tratado de 1904  en la resolución que rechazó la objeción preliminar opuesta por Chile sobre la jurisdicción de la Corte para conocer el proceso principal, en su fallo  señaló que ese Tratado no tenía relación con el objeto principal de la demanda que es la obligación de Chile  para negociar con Bolivia un acceso soberano al mar.  Esta precisión es importante pues desestimó la pretensión chilena de que su sola existencia hubiese sido suficiente para desestimar la prosecución del proceso. 

La discusión estará centrada en ver si Chile tiene o no una obligación jurídica que es exigible a partir de compromisos que presidentes y cancilleres del vecino país hicieron al país, este será el punto central de la discusión en los alegatos, ¿eso confirma que Bolivia ha impuesto su agenda y puso a Chile contra las cuerdas?

Más que agenda, se puede afirmar que al desestimarse el incidente chileno, se preservó el  objeto principal del proceso que  es la obligación de negociar un acceso soberano al océano Pacífico.  Bolivia y Chile  han presentado sus pruebas y alegatos, restan las audiencias orales, el último acto procesal anterior a la deliberación del fallo.

¿No fue Chile el país que siempre cambió su posición respecto a este tema?, ¿se puede decir que Bolivia siempre ha reclamado mar con soberanía, es decir, un único discurso a lo largo del tiempo?
Estos argumentos fueron tratados en el curso de los alegatos escritos y estimo que volverán a invocarse durante las audiencias orales, no me corresponde anticipar criterios por ahora.

Perú ha estado presente, también en la historia como un eslabón para solucionar el tema marítimo entre Bolivia y Chile, ¿al final siempre se convirtió en un escollo?, ¿eso puede jugar en contra de la demanda boliviana?
El Perú ha mostrado interés por el caso, en su inicio solicitó a la Corte recibir copia de todos los actuados del proceso, y así ocurre. Sin embargo, no interviene como parte del proceso.  Tampoco me corresponde por ahora hacer una valoración sobre los efectos de la actuación pasada o presente del Perú en la causa.

Chile se niega a ceder soberanía y dice que la CIJ no puede obligarla. ¿Qué es lo máximo que dirá la Corte a favor de Bolivia?
No puedo especular sobre los alcances de la sentencia, simplemente afirmar que nuestra demanda tiene el sustento de pruebas y argumentos legales suficientes.

Cómo debe ser la negociación con Chile en caso de que la CIJ emita un fallo favorable para Bolivia?
Pese a que resulta prematuro anticipar resultados, cualquier negociación internacional es un proceso complejo cuyas modalidades y diseño generalmente corresponden a las partes, con criterios de buena fe, oportunidad y en procura de lograr resultados concretos.  

En un ámbito más político, ¿cree que será fácil negociar con Sebastián Piñera un acceso soberano?
El ámbito político puede ser complementario al judicial y al diplomático, lo importante es aunar voluntades de manera eficaz, para lograr resultados que consulten al interés de ambas partes.

¿Cómo se debe hacer para conformar un equipo post demanda?
Entiendo que ese tema es resorte del Poder Ejecutivo y que debe procurar mantener niveles de reserva y confidencialidad en una buena parte de su desarrollo

¿Se podrá negociar con el Gobierno de Chile territorio o recursos a cambio de mar?
No me corresponde anticipar eso que usted pregunta.

Si Chile solo ofrece un enclave o un espacio similar a los acuerdos de Ilo, ¿puede ser un triunfo para Bolivia?

Tampoco

El presidente ha expresado mucho optimismo con relación a lo que ocurra en los alegatos, en lo jurídico, ¿no es arriesgado ese nivel de exitismo?
La participación de Bolivia en este proceso ante la CIJ ha movilizado a todas sus autoridades y a la población en general.  El presidente como su principal impulsor mantiene un optimismo que comparto, ese es el ánimo que nuestro equipo ha mantenido a lo  largo de estos años

¿Cómo ve usted la presencia de expresidentes, gobernadores y otros sectores, oficialistas y opositores durante los alegatos?
No es la primera vez que nuestras ex y actuales autoridades conforman una delegación para concurrir a las audiencias,  también lo hicieron en 2015. Chile  hace lo propio. Es una oportunidad  para acompañar las actuaciones que son públicas,  también pueden seguirse en vivo a través de la emisión del sitio web de las Naciones Unidas.

¿El mensaje político de unidad podría influir en alguna medida en la decisión de La Haya?
La Corte  define sus resoluciones con base en los antecedentes del proceso, el derecho aplicable y la justicia, no  creo que un mensaje de unidad o manifestaciones de apoyo a la causa afecten  las deliberaciones del tribunal.