Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales vomitó y tiene que someterse estrictamente a un tratamiento por un fuerte resfriado que lo dejó en cama el pasado jueves, informó el mandatario durante una caminata que tuvo junto con sus candidatos en La Paz. 

"Antes de ayer (jueves) en la mañana desperté con muchos problemas en salud y obligado, al escuchar a algunos médicos, al vicepresidente y a algunos ministros, tuve que quedarme en cama. Tuve vómitos, escalofríos y estuvo tremenda la situación", aseveró la autoridad. 

Morales dijo que se recuperó en cuestión de horas y por eso decidió acudir a la presentación de un nuevo programa de gobierno para el departamento de Santa Cruz. Sin embargo, faltó a los actos por el aniversario en El Alto. 

"Ayer me desperté bien y estamos mejor ahora, un poco con una receta médica. Cumpliendo al 100 por ciento los concejos de los médicos", dijo escuetamente a medios de comunicación antes de llegar a la plaza Abaroa en La Paz.  

Ante la ausencia del mandatario en los festejos del 30º aniversario de El Alto y su presencia en actos proselitistas en Santa Cruz, dirigentes sindicales alteños expresaron que se sentían molestos y que el Gobierno les mintió sobre la salud de Morales.