Escucha esta nota aquí

En suiza existe una método distinto para recordar a un ser querido que ha fallecido, ahora se pueden convertir las cenizas de los difuntos en diamantes. Esta  técnica no solo esta disponible en Suiza, sino también en México  y Estados Unidos.

La compañía funeraria ofrece un peculiar servicio de alta tecnología, para recordar  a los familiares fallecidos convirtiendo los restos en una joya preciosa.

¿Cómo se logra este proceso?

Los seres humanos al estar compuesto de 18% de carbono, se puede desarrollar un proceso similar al de un diamante convencional, esto mediante la cremación del cuerpo y la extracción de la sustancia a través de una reacción química.

Luego se procede a realizar la misma técnica que se aplica en la elaboración de un diamante, el resultado es una joya color blanco o azulado de 0,2 quilates, que cuesta alrededor de 4000 dólares.