Escucha esta nota aquí

Nadie quiere conflictos. El 10 de octubre, cuando se cumplan 36 años de la recuperación de la democracia en Bolivia, el movimiento de activistas en defensa del voto del 21 de febrero de 2016 (21-F) y el Movimiento Al Socialismo (MAS) saldrán a las calles del país para reivindicar la lucha por la democracia y sus propios mensajes. En el caso de Santa Cruz, ambos frentes buscan las formas de garantizar sus manifestaciones sin grescas ni hechos violentos. Así lo han dado a conocer ayer ambas partes. Por un lado, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, que hizo los anuncios de movilizaciones del MAS. Por otro lado, los voceros de algunas plataformas como Me comprometo con Bolivia.

La visión del Gobierno

“Queremos invitar al pueblo cruceño, a los jóvenes, a los trabajadores, a los intelectuales, a la clase media, a los campesinos, indígenas, a todas nuestras organizaciones sociales y a la gente y ciudadanía cruceña, que nos acompañen a una verdadera fiesta de homenaje por el 36.° aniversario de recuperación de la democracia”, dijo en rueda de prensa.

La autoridad gubernamental criticó a las plataformas sociales y sectores de la derecha por atribuirse la defensa de la democracia, que, en su criterio, fue recuperada históricamente por mártires de movimientos sociales, como trabajadores, líderes campesinos y sindicales. Dijo que en octubre se han dado acontecimientos importantes para la democracia, como “el desmoronamiento del neoliberalismo” a través de la salida de Gonzalo Sánchez de Lozada del poder el 17 de octubre de 2003. En cambio, para el MNR ese fue un golpe de Estado.

El MAS recalcó que prevé que una “marcha pacífica” recorrerá las principales calles del centro de Santa Cruz de la Sierra para concentrarse en la plaza del Chiriguano. Los activistas A su turno, la activista María Belén Mendívil, de Me comprometo con Bolivia, ratificó la vocación pacifista de la movilización del movimiento 21-F; dijo que está de acuerdo con que el MAS también se manifieste y festeje, pero aseguró que es un error atribuir a sectores específicos la recuperación de la democracia y no reconocer que esta fue un producto de la lucha del pueblo boliviano. “No nos estamos atribuyendo nada de hace 36 años, pero sí me comprometo con la lucha por la democracia hoy para que se respete el voto”, dijo. Las plataformas prevén ir de la plaza del Estudiante a la 24 de Septiembre.