Opinión

Cara a cara...

El Deber Hace 12/4/2017 12:59:00 AM

Escucha esta nota aquí

Un paro cívico ha sido siempre una medida de altísimo sacrificio para la locomotora económica del país. Sectores juveniles exigen al Comité pro Santa Cruz decretarlo cuanto antes en protesta contra el fallo que permite a Evo Morales y a todas las autoridades candidatear de por vida. Estratégicamente, este recurso de presión debería ser quizás el último a considerar por su alta complejidad. Generalmente ha sido efectivo antes de que el poder tome una medida, pero no después o cuando ya está consumada. Para que tenga consecuencias,  no debe ser a destiempo, sino pertinente. Los que lideran su convocatoria deben asegurarse previamente de su éxito, pues el fracaso sería una señal de debilidad más que de fortaleza. En consecuencia, las horas y días que vienen pondrán a prueba la materia gris de los dirigentes y su capacidad de decisión.  Lo que no les perdonarán es la indiferencia a la creciente demanda de acciones y representación.

Ya no está preso el joven que difundió en Facebook un video en el que convoca a desalojar de Palacio al presidente. Los que buscaban apagar su mensaje con la detención lograron, contrariamente, que se conozca y se viralice más. Aunque el muchacho se libró de la cárcel, sigue en juicio y seguro sufrirá las secuelas, sobre todo emocionales, de su osada grabación. No es para menos, si lo retuvieron y mostraron esposado como ocurre con los peligrosos delincuentes.

Los periodistas tenemos un fin de año agitado, mucho más ahora con un nuevo proyecto bautizado como “ley de información responsable”. Ocurrentes los diputados oficialistas que deben explicarnos cómo entienden eso de “responsable”.