Escucha esta nota aquí

El presidente Evo Morales criticó hoy la "mezquindad" de quienes cuestionan la Casa Grande del Pueblo, infraestructura que reemplazará al actual Palacio Quemado. Explicó que los encargados de la obra diseñaron que tenga sauna, sala de masajes, jacuzzi y gimnasio.

"Gente tan mezquina, no quieren que Bolivia deje de ser Estado inquilino. Más de 20 millones de dólares por año en La Paz solo en alquileres", aseveró el jefe de Estado, anticipando la construcción de más edificios en la ciudad de La Paz.

Conoce más: 

Anticipó que "dos o tres ministerios" estarán en la colosal obra de 29 pisos y reveló los "lujos" que actualmente existen en la residencia presidencial: "en la residencia había habido dos saunas y uno de vapor y otro seco, yo no conozco. Hay jacuzzi, hay parrillero, hay gimnasio, aunque mal equipado, tiene su helipuerto, como los de la derecha han construido para ellos".

"La Paz merecía esta clase de edificio, pero otra gente dice 'pobrecito', esto no corresponde, pero si alguno de derecha hubiera construido, todos callados, pero como construye un indiecito, ahí reclaman", aseveró el primer mandatario.

Lea también: 

Morales aseveró además que como Gobierno se están comprando espacios para que funcionen las embajadas de Bolivia en el exterior y negó que se hubiese pensado inaugurar el nuevo Palacio el Año Nuevo Aimara. "Nunca dijimos que el 21 de junio íbamos a inaugurar, inventan para desprestigiar al Estado. Cómo desgastar a ese indio, ese es el plan de la embajada de Estados Unidos".