Escucha esta nota aquí

Es dueña de una sonrisa hermosa y de un cuerpo perfecto, pero ella prefiere que la reconozcan como una joven valiente y perseverante, que no se rinde por nada ni por nadie. Ella es Argene Coelho, miss Beni 2017.

Un año después de su participación en el Miss Bolivia, en el que sus seguidores y conocedores de concursos esperaban que obtenga una corona, pero no sucedió, aún no cierra el capítulo de los reinados de belleza, pues está esperando su oportunidad.

“Después del resultado del concurso me deprimí, pero reflexioné y miré hacia adelante para buscar otra puerta. Nunca renuncio a mis principios ni a mis metas. Creo que pueden surgir otras oportunidades para representar a mi departamento y a mi país”, dice la joven guayaramirense.

Cree que puso todo su esfuerzo para destacar en el certamen de belleza nacional del año pasado, pero reconoce que le faltó preparación y experiencia en la pasarela. “Era una de las menores del grupo y me faltó madurez. Ahora me siento segura y aún tengo los deseos de portar una corona, no por vanidad, sino para demostrar que tengo el potencial de representar a la mujer boliviana” expresa.

Proviene de cuna humilde y a sus 19 años su trabajo y actitud hablan por sí solos.

Estudia Administración de Empresas en la universidad Udabol y, en paralelo, trabaja en la promoción de su emprendimiento gastronómico, denominado DeliCakes. “En un inicio eran queques que preparaba y vendía solo a mis amistades, pero ahora preparo pasteles, cupcakes, chocolates y los ofrezco en internet y me va muy bien”, dice feliz.

Pero su perseverancia es tan fuerte que se prepara para brillar desde otro sector. Dentro de poco abrirá un salón de belleza, en sociedad con su hermana mayor. “Es muy distinto a lo que vengo haciendo, pero descubrí que también me encanta y no me detendré hasta alcanzar el éxito”, dice la joven, que tomará las brochas para atender en persona a sus clientas.

Versátil. La miss ahora está dedicada a sus estudios y a sus emprendimientos