Escucha esta nota aquí

Centenares de personas asistieron este domingo en Kabul al funeral de una mujer linchada el jueves en la capital afgana tras ser acusada de quemar un ejemplar del Corán.

La ceremonia, en el cementerio del barrio de Panjsad Families (norte de Kabul), se celebró sin incidentes este domingo por la mañana. Varios miembros del parlamento afgano estaban presentes, así como responsables gubernamentales.

La muchedumbre gritó "Dios es grande" y pidió al gobierno que la justicia castigue a los culpables.

El jueves, una densa muchedumbre golpeó hasta la muerte a la víctima, Farkhunda, de 27 años, de la que se sospechaba que había quemado un ejemplar del Corán cerca de una mezquita.

La mujer, cuyo cuerpo fue quemado y lanzado al río, era tratada desde hace cuatro años por problemas psiquiátricos, según la policía.

El presidente afgano Ashraf Ghani condenó con firmeza este acto, y dijo que era "claramente contradictorio con la sharia (ley islámica) y el sistema de justicia islámico".

Hasta ahora 13 personas fueron detenidas en relación con el asesinato de Farkhunda.