Escucha esta nota aquí

El grupo Estado Islámico (EI) difundió un vídeo este jueves en el que puede verse a combatientes destruyendo antiguas estatuas e ídolos que consideran prohibidos por la fe musulmana.

Cinco minutos de imágenes muestran a algunos insurgentes en el museo de Mosul, Iraq, tumbando estatuas de sus pedestales
y destrozándolas a martillazos.

En otra escena, emplean un martillo neumático para desfigurar un gran toro alado asirio en un sitio arqueológico de la ciudad, que el grupo controla desde el pasado verano boreal.

"Musulmanes, estas estatuas eran ídolos para la gente de tiempos antiguos que las adoraban en lugar de adorar a Dios", dice uno de los combatientes a la cámara.

"Los llamados asirios, acadios y otros pueblos tenían dioses para la lluvia, para la cosecha, para la guerra... e intentaban acercarse a ellos con ofrendas", continúa.

"El profeta eliminó y enterró los ídolos en La Meca con sus benditas manos", dijo en referencia al profeta Mahoma.

Los expertos creen que entre los objetos destruidos había piezas originales, fragmentos reconstruidos y copias. Algunas de las piezas tenían una antigüedad de varios siglos antes de Cristo.

La Unesco indicó que, entre las piezas destruidas, se encuentran varias estatuas de gran tamaño procedentes del sitio de Hatra, "inscrito en la Lista del Patrimonio Mundial" de este organismo de Naciones Unidas.

En la actualidad, los asirios son una minoría cristiana en Irak, que se considera el pueblo nativo de la región.

Los yihadistas tomaron más de una decena de aldeas asirias en la vecina Siria en los últimos días y secuestraron a al menos 220 asirios.

El EI controla Mosul, la segunda ciudad de Irak, desde que en junio lanzaran una gran ofensiva y se hicieran con grandes áreas del país.

Desde su llegada, han atacado sistemáticamente a las minorías y destruido su patrimonio, levantando la indignación a nivel mundial.