Escucha esta nota aquí

La espectacular fuga del capo del narcotráfico, Joaquín "el Chapo" Guzmán de la cárcel de máxima seguridad en México ha dado la vuelta al mundo, pues se escabulló por un orificio cavado en el suelo de la ducha de su celda, que conectaba con un túnel de 1,5 kilómetros hacia el exterior de la cárcel.

Este viernes el juzgado federal tercero del distrito en Guanajuato decidió procesar a sólo tres de los siete funcionarios detenidos por presuntamente haber facilitado su escapatoria, informó este viernes el Consejo de la Judicatura.

Los tres procesados por el delito de evasión de presos, con un auto formal de prisión, son el encargado del centro de control de monitoreo del penal de El Altiplano, que vigilaba las cámaras de la celda de Guzmán, así como dos custodios de esa cárcel de máxima seguridad ubicada a 90 km de Ciudad de México.

Las autoridades consideraron que el encargado del centro de monitoreo, que tenía la responsabilidad de vigilar al capo de manera permanente a través de dos cámaras, incurrió en "incongruencias" en sus declaraciones y en una "dilación en su proceder" que favoreció "intencionalmente la evasión".

Al momento de la fuga la noche del 11 de julio, determinó el juzgado, los dos custodios responsables del módulo penitenciario en el que estaba la celda de Guzmán no respondieron el teléfono, una conducta sin justificación que favoreció el escape.

Sin embargo, el juzgado estimó que no hay elementos para dictar formal prisión contra los otros cuatro funcionarios detenidos, quienes monitoreaban cámaras de seguridad, dos de ellos trabajadores del penal y otros dos del servicio de inteligencia mexicano.

El propio Gobierno ha reconocido que Guzmán, uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo, contó con ayuda interna para escapar y ha detallado que, después de que los monitores detectaron la fuga, los custodios tardaron 18 minutos en llegar a la celda.

Otros 7 acusados

La Fiscalía acusó formalmente hace una semana a 7 de los 22 funcionarios que fueron llamados a declarar. 

El director de El Altiplano, cesado inmediatamente después de la fuga, no se encuentra entre las personas arrestadas.

Se trata de la segunda evasión de "El Chapo" de un penal de máxima seguridad. En 2001 logró escaparse de una cárcel de Jalisco (oeste), supuestamente escondido en un carrito de lavandería y permaneció en la clandestinidad hasta su detención en febrero de 2014.

Más de 8.000 policías federales participan en la caza desatada contra "El Chapo", cuya segunda fuga generó una humillación internacional para el gobierno de Enrique Peña Nieto.