Escucha esta nota aquí

El exjuez Luis Tapia Pachi, que en 2010 abandonó Bolivia luego de que el Ministerio Público le iniciar un proceso por prevaricato y desobediencia a procedimientos penales, retornó de Brasil al país. Dijo que lo hace por voluntad propia y responsabilizó al Gobierno en caso de que su vida o la de su familia corriera algún peligro.

En 2009, Tapia Pachi estaba a cargo del Juzgado Octavo de Instrucción Cautelar y le fue asignado el caso Terrorismo. Se opuso a que el proceso sea cambiado de jurisdicción, de Santa Cruz a La Paz, por esto el Ministerio Público lo acusó por los delitos de prevaricato, desobediencia a procedimientos penales y resoluciones contrarias a las leyes.

En julio de 2010, mediante una carta pública, se declaró en la clandestinidad y denunció que uno de sus hijos fue amenazado de secuestro y que él y su familia vivían “una pesadilla”. Sobre el caso Terrorismo señaló en aquel entonces que se transgredieron las leyes al trasladarlo a la ciudad de La Paz. Acusó al Poder Ejecutivo de ejercer presión para ello.

Después se conoció que abandonó el país y en enero de 2011, el Consejo Nacional de Refugiados (Conare) de Brasil le otorgó el refugio político. Esta institución sostuvo de que la decisión fue fundamentada en el artículo 1 de la Ley Federal de 1997.

Un retorno sin presiones

Después de más de cuatro años de permanecer en el vecino país, este martes llegó a Santa Cruz y convocó a una conferencia de prensa para informar de su decisión.

Dijo que no recibió presiones de ningún tipo y que lo hizo porque el tiempo le dio la razón: el caso Terrorismo ahora se ventila, después de haber cambiado de jurisdicción en varias oportunidades, nuevamente en un juzgado de la capital cruceña.

“Cualquier situación de aquí en adelante que hubiese, algún atentado, alguna situación ilegal o violación de la ley en contra de mi familia y mi persona, el responsable es el Gobierno. Está en obligación de darme garantías”, dijo a la prensa.

Tras enterarse de su retorno varias personas le expresaron su apoyo en su cuenta de Facebook.

Caso Terrorismo

La madrugada del 16 de abril de 2009 el hotel Las Américas fue el escenario en el que operó, por orden del Gobierno, un comando especial que acabó con las vidas del húngaro-boliviano Eduardo Rózsa; el húngaro-rumano, Árpád Magyarosi y el irlandés, Michael Dwyer, supuestos terroristas que pretendían atentar contra la vida del presidente Evo Morales y del vicepresidente Álvaro García Linera.

Opositores al gobierno de Evo Morales, especialmente de Santa Cruz, fueron acusados de financiar a este grupo de supuestos terroristas por lo que el Ministerio Público aprehendió a más de una treintena de personas que hasta la fecha continúan con detención preventiva.