Escucha esta nota aquí

Un libro elaborado en base a cables del Departamento de Estado que fueron revelados por WikiLeaks indica que Estados Unidos tenía un plan de acción en Bolivia, en torno a 2008, para gestar un golpe de Estado o el asesinato del presidente Evo Morales.

Desde el Gobierno nacional, se ha denunciado que el país del norte buscó desestabilizar a Bolivia. “En 2007, la Embajada de Estados Unidos instaló un Centro de Operaciones para llevar adelante el golpe cívico-prefectural para aplicar el plan A, que era el golpe, y el plan B, que era el asesinato”, manifestó este sábado el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, en conferencia de prensa en Palacio de Gobierno.
?
El libro fue escrito por Alexander Main y Dan Beeton con el título “WikiLeaks: el mundo según el imperio estadounidense”.
?
Sucedió durante la primera etapa de gobierno de Morales, en los momentos de alta confrontación con las regiones de la denominada "media luna", en 2008. La información fue publicada el viernes por Russia Today (RT).

"[El Comité de Acción de Emergencia] junto [al Comando Sur de EE.UU.] desarrolla un plan de respuesta inmediata en caso de una emergencia repentina, como un intento de golpe de Estado o la muerte del presidente Morales", dice un correo de la Embajada de EEUU en La Paz del 2008, según RT.

La nota de indica que “la estrategia de Estados Unidos para Sudamérica contempla golpes de Estado y magnicidios”, sin embargo, la frase textual en el apartado de Bolivia hace mención a un plan de emergencia en caso de que se produjeran estas dos eventualidades, sin mencionar si EEUU tendría o no participación directa en alguna de ellas.

La reacción

“La Embajada de Estados Unidos instaló un Centro de Operaciones para llevar adelante el golpe cívico-prefectural para aplicar el plan A, que era el golpe, y el plan B, que era el asesinato”, manifestó hoy el ministro Quintana en Palacio.

Quintana indicó que se debe hacer una "profunda investigación" en la Asamblea Legislativa y que luego se tomará “determinaciones respecto al Gobierno de Estados Unidos”.

La crisis de 2008

El año 2008 el gobierno de Evo Morales resistió una fuerte confrontación con algunas regiones opositoras, que el Gobierno denomina como un golpe cívico-prefectural y que incluyó en el mes de septiembre, la toma de instituciones en Santa Cruz y la masacre de Porvenir, en Pando.

En ese mismo mes, el presidente Morales expulsó del país al embajador estadounidense Philip Goldberg tras acusarlos de coordinar acciones de desestabilización con los prefectos opositores de la época.

Según Russia Today, en ese entonces el intento de golpe de Estado contra el gobierno de Morales fracasó por la presión del conjunto de los presidentes de América del Sur, que emitieron una declaración conjunta de apoyo al Gobierno constitucional de Bolivia.

La agencia oficial ABI señala que, ante ese hecho, EEUU no se dio por vencido y siguió manteniendo comunicación constante con los líderes del movimiento separatista de la oposición.