Policías del Organismo Operativo de Tránsito vestidos de civil subirán desde hoy a microbuses de servicio público urbano simulando ser pasajeros habituales para verificar de incógnito el comportamiento de los conductores en su periplo por la ciudad, en la que se ha comprobado que infringen a cada paso las normas viales y ponen en peligro a las personas que a diario utilizan estos vehículos para transportarse
a sus respectivos quehaceres.

La operación detectivesca inicialmente estaba planeada para prevenir robos de celulares en los micros, pero los jefes policiales de la unidad vieron la necesidad de vigilar la conducta de los micreros, a propósito del aparatoso accidente de tres micros ocurrido el miércoles por la mañana en la esquina de las calles Potosí y Warnes, donde dos de estos motorizados volcaron a un tercero, provocando lesiones a 11 pasajeros.

“Los agentes encubiertos subirán al azar a los micros para tratar de sorprender a la mayor cantidad de conductores que no estén cumpliendo las normas. Irán de civil para mimetizarse entre los usuarios y de esta manera ver fehacientemente todas las irregularidades que cometen”, manifestó José Luis Pereira, director de Tránsito.

Multas y suspensiones
“Estamos reactivando este tipo de prevención para evitar el robo de teléfonos celulares, pero al mismo tiempo acecharemos a los conductores que no respeten las normas de tránsito. Verificaremos la velocidad que imprimen, si alzan o no a los estudiantes, si van con las puertas cerradas, si respetan los semáforos. Tenemos quejas y muchos sabemos que los choferes se pasan en rojo, se detienen a la salida de un cruce y causan embotellamientos e incluso no les importa rozar a otros vehículos con tal de adelantarse para ganar pasajeros. Asimismo, cuando están vacíos se detienen en la vía y trancan el paso a los otros motorizados”, explicó Erlan Monasterio, director de la oficina de Servicios Públicos de Tránsito.

Monasterio indicó que los agentes encubiertos irán en pareja. A los choferes que sean sorprendidos infringiendo la norma se les notificará con las faltas cometidas y se les extenderá boletas con multas establecidas en el Código de Tránsito.

“Ellos se creen los dueños de las calles, pero eso se irá acabando con nuestra campaña. Aparte de las multas que les aplicaremos informaremos a sus respectivos fiscales de línea para que ellos también tomen cartas en el asunto y castigue a los infractores de acuerdo con su reglamento interno que incluye suspensiones por días de trabajo, entre otras sanciones”, dijo Monasterio.

Velocidad permitida

En la capital cruceña circulan alrededor de 8.000 micros de más de 120 líneas de servicio urbano. Todos deben circular a velocidades estipuladas en el Código de Tránsito, señaló Monasterio.

Por ejemplo, en zonas escolares tienen la obligación de reducir la velocidad a 10 kilómetros por hora, en las calles del centro de la ciudad no deben exceder los 20 km/h y en las avenidas su velocidad máxima debe ser de 50 km/h. Asimismo, no está permitido detenerse en las esquinas ni parar en doble fila para recoger pasajeros.

Aldo Terrazas, dirigente de líneas de micros, aseguró que el accidente de la calle Potosí y Warnes ha impactado a la ciudadanía y al mismo gremio, por lo que aseguró que no pasará desapercibido y que servirá para mejorar el servicio.

“Nosotros hemos ido mejorando nuestro servicio. Eliminamos los marcadores de tarjetas, ahora controlamos con un sistema computarizado; también instalamos GPS a todos los micros para controlar la velocidad; es así que cuando un conductor se excede el GPS emite un sonido y manda una señal a la central, donde el fiscal de línea registra al infractor y se lo castiga con tres y hasta siete días de suspensión. Convocaremos a una reunión de directorio para informar sobre esto y para coordinar con Tránsito, como siempre lo hemos hecho, para que den charlas de concienciación a los choferes”, expresó Terrazas.

Dio la cara uno de los que huyó

En el triple choque del miércoles, los dos choferes que con sus micros embistieron a un tercero, que acabó volcándose, se dieron a la fuga. A las pocas horas Alexander Ferrel Vargas se presentó voluntariamente en Tránsito para asumir su defensa.

La unidad policial desplazó personal especializado para buscar al otro fugitivo y localizó su domicilio en pro de su captura. No obstante, el chofer se presentó ayer en la unidad policial con el dueño del microbús.

“Parece que el conductor tomó conciencia y, a las 4:00 de hoy (por ayer) se presentó y será puesto ante un juez cautelar. Más allá de que se hubiera presentado su situación se agravó porque se dio a la fuga y no prestó auxilio a las víctimas”, indicó Pereira.

El chofer infractor se abstuvo de declarar ante el fiscal José Parra, pero de igual forma el Ministerio Público le abrió causa, lo mismo que a Alexander Ferrel Vargas, por los delitos de lesiones en accidente de tránsito y omisión de socorro.

“Vamos a presentar la imputación formal y pediremos al juez día y hora para la audiencia cautelar. En el accidente hubo 11 personas lesionadas. Ellos han agravado su situación y adecuaron su conducta al delito de omisión de socorro, que tiene una pena de uno a cuatro años.
El Ministerio público pedirá la detención preventiva”, señaló el fiscal Parra.
Osvaldo Rivera, abogado defensor del conductor que se presentó ayer por la mañana, justificó la huida de su cliente indicando que este recibió un golpe en la cabeza en el choque, lo cual lo dejó perturbado.

Un hombre mayor pierde la vida al ser atropellado por un motorizado de servicio particular
Un hombre, no identificado, mayor de 60 años, perdió la vida ayer al ser arrollado en la vía pública por un vehículo.

El hecho sucedió alrededor de las 7:00 en la avenida Virgen de Luján y séptimo anillo (zona de la Pampa de la Isla). Según datos recogidos en el lugar, el infortunado estaba saliendo de su trabajo como guardia de seguridad y cruzó la avenida intempestivamente, sin percatarse que un pequeño camión circulaba a considerable velocidad. Lo embistió y le causó la muerte casi de forma instantánea, pues le produjo severas lesiones en la cabeza.

“El conductor está aprehendido, aunque por lo que se ha indagado tiene menos responsabilidad que el peatón, puesto que el lugar por donde este cruzó no es un sitio adecuado para hacerlo. Los transeúntes deben pasar por los lugares autorizados y señalizados”, dijo José Luis Pereira,  director de Tránsito.

Tags