Escucha esta nota aquí

Las investigaciones por el asesinato de la alcaldesa mexicana Gisela Mota llevaron al hallazgo de una fosa clandestina con cinco cuerpos, informaron el martes las autoridades estatales.

El entierro clandestino se encontró en la comunidad de Alpuyeca, siguiendo las pesquisas del asesinato de la alcaldesa, quien fue ultimada el sábado, un día después de haber tomado posesión de su cargo como presidenta municipal de Temixco, una localidad a 100 km de la capital mexicana.

"Como consecuencia del hecho tan lamentable que vivimos en Temixco, se ha venido desencadenando todo un proceso de investigación que, efectivamente, nos ha permitido alcanzar otros hallazgos", dijo a la prensa Matías Quiroz Medina, secretario de Gobierno de Morelos.

Mota fue asesinada el sábado en su casa de Temixco, una localidad del estado de Morelos, cuando se encontraba aún en pijama en su habitación a donde llegaron sus agresores para arrastrarla hasta la sala familiar y acribillarla frente a sus padres.

Asesinan a una alcaldesa de México un día después de ser posesionada

Tres personas, una mujer y un menor de edad entre ellos, fueron imputados el martes por un juez mexicano por el asesinato de la alcaldesa.

Tras una audiencia judicial, un juez de Morelos consideró que existen elementos penales suficientes para imputar por el delito de homicidio calificado a un joven de 18 años y a una mujer de 32 años, a los que solo identificó como Jordan y Nora.

En una audiencia por separado, otro juez determinó iniciar un proceso al menor de 17 años cuyo nombre mantuvo en el anonimato. Los tres habían sido aprehendidos en una persecución poco después de que ingresaron con otras personas a la casa de la alcaldesa para matarla.

Casi 100 alcaldes y más de 1.000 trabajadores de alcaldías han sido víctimas de ataques en México en la última década, de acuerdo con la Asociación de Autoridades Locales de México.