Escucha esta nota aquí

Ya comenzaron las vacaciones y los hijos están más tiempo en casa. Es momento de hacer varias evaluaciones respecto a su desarrollo educativo y como persona, ¿se está desarrollando como queremos?

Uno de las principales tareas de los padres es lograr que su pequeño sea menos flojo y haga sus deberes sin renegar o enojado. Los expertos explican que los primeros años del niño son claves para que cuando crezca no sea un joven o peor un adulto perezoso.

La revista Semana de Colombia recoge estos consejos usados por padres japoneses para que los hijos sean disciplinados.

1. Asignar tareas

Para estimular la responsabilidad de los niños es necesario asignar tareas diarias de autocuidado, según su edad. Por ejemplo, deben aprender a lavarse los dientes, tender la cama, poner la ropa sucia en su lugar, levantar los juguetes, lavar su plato después de cenar, preparar la ropa del día siguiente y hacer las tareas del colegio.

2. Un tiempo determinado

Es importante crear rutinas. No basta con que el niño sepa tender la cama si lo hace en la noche o cada fin de semana. El método de educación de los japoneses consiste en realizar la misma tarea siempre a la misma hora. De esta forma el pequeño puede crear rutinas y con el tiempo realizará las actividades por sí solo ya que lo ha interiorizado como un hábito y dejará de costarle tanto trabajo. 

3. Constancia

Es necesario que los padres exijan a sus hijos que la tarea no sólo se haga a la misma hora sino que además sea algo constante. Todos los días deben lavarse los dientes, todos los días deben tender la cama, todos los días deben levantar su plato de la mesa, para afianzar la rutina.

4. Reconocimiento

Es importante que los pequeños se den cuenta de que están haciendo las cosas bien y que han agradado a sus padres cuando cumplen con una tarea. No es necesario que siempre se les dé un premio porque entonces siempre buscarán hacer las cosas por una recompensa.

5. Evite las frases negativas

Las frases negativas pueden afectar el comportamiento de los niños y desmotivarlos. Evite al máximo frases como “no sirves para nada”, “no haces nada bien”, “eres tonto”. Con estas palabras muchos niños pueden quedar marcados y pensar que realmente no pueden realizar algo, cosa que afecta el desarrollo de su personalidad y el concepto que ellos tienen de sí mismos.

6. Explique por qué es importante que realicen esa tarea

Los expertos recomiendan que los padres hablen con los niños acerca de las razones por las que es importante que realicen sus tareas. Los menores pueden comprender por qué es importante el autocuidado y la ayuda al otro.

7. Dé ejemplo

Nada mejor para los niños que enseñarles a través del ejemplo. Hay padres que se quejan todo el tiempo de las tareas que se deben hacer y esto causa una enorme fatiga a los niños; ellos pensarán que los deberes son agobiantes.

8. Pasar tiempo con los hijos

Las madres japonesas acostumbran a estar con sus hijos hasta los tres años, los involucran en cada tarea que hacen y además les hablan de lo que hicieron en el día. Los padres también acompañan mucho a sus hijos y suelen conversar acerca con ellos de sus labores para que se sientan parte de una familia.