Escucha esta nota aquí

Una joven madre, de 21 años, corre el riesgo de perder la tutela de su hija y de ir detenida a la cárcel de Palmasola por haber flagelado a la niña, de dos años, cuyas lesiones físicas en el rostro, en los brazos y el resto del cuerpo eran evidentes el sábado, cuando intervino un equipo multidisciplinario de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia.

El caso se registró cerca del mediodía en el barrio Villa Alere, zona de Los Lotes, y se conoció gracias al llamado anónimo de una vecina a la Policía, que dio cuenta de que una criatura lloraba sin parar por la golpiza de su progenitora.

De ese modo, se constituyeron en la vivienda agentes de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (Felcv) y de la Defensoría, arrestaron a la sospechosa y a su pareja, y rescataron a la pequeña, que fue sometida de inmediato a un estudio médico. Después la forense Verónica Justiniano examinó a la víctima, comprobó las lesiones y extendió un certificado para fines legales, con 15 días de impedimento.

Informe contundente
La facultativa detalla que Isabel presentaba equimosis y edemas en ambas mejillas y en las regiones mentoniana y auriculares de ambos lados de la cara. Asimismo, se observaron equimosis alargadas en un hombro y en los brazos.

La forense concluyó que las lesiones infligidas a la niña son compatibles con contusiones traumáticas producidas por puñetes en unos casos y por objeto contuso alargado, posiblemente algo similar a una soga o cable. También se detectaron rasguños en la oreja derecha y en el brazo izquierdo compatibles con incrustación de uñas.

De acuerdo con los datos preliminares, se sabe que la progenitora, identificada como Wendy, es madre soltera pero empezó una relación con otro hombre, que tampoco impedía las agresiones a la pequeña pues, según testigos del barrio, la mujer golpeaba casi de forma frecuente a su hija. Es más, el día que la flageló por última vez supuestamente se encontraba bajo influencia alcohólica.

Bajo protección
Con los antecedentes expuestos, la Defensoría de la Niñez y Adolescencia consideró que Isabel se encontraba en situación de riesgo dentro de su hogar. Por lo tanto, decidieron internarla en un albergue temporal del Estado, mientras se realice una investigación sobre el entorno familiar de la mujer.

Entre tanto, Wendy quedó en manos de la fiscal Mónica Alejos, la cual manifestó que hoy la presentará ante un juez por los delitos de lesiones graves y leves, y por violencia familiar