Escucha esta nota aquí

Los países occidentales pidieron ayer al presidente ruso, Vladimir Putin, "actos" para alcanzar la paz en Ucrania e instaron a Kiev a aceptar "las decisiones necesarias", en un contexto de recrudecimiento de la violencia en el este del país.

Para probar "la agresión y la presencia de tropas rusas" en su país en apoyo a los separatistas prorrusos, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, mostró pasaportes de soldados rusos que entraron en territorio ucraniano, durante la Conferencia de Seguridad de Múnich (sur de Alemania).

El vicepresidente estadounidense, Joe Biden, había instado poco antes al jefe de Estado ruso a mostrar con "actos, no palabras", que está dispuesto a frenar el conflicto armado. "Demasiadas veces el presidente Putin ha prometido paz y entregado tanques, tropas y armas", reiteró en Múnich.

Enfrentamientos
Tras reunirse en Moscú con Putin, la canciller alemana, Angela Merkel, albergaba dudas ayer sobre el éxito de la iniciativa de paz franco-alemana para Ucrania, considerada por el presidente francés, François Hollande, como una de las "últimas oportunidades" para evitar la "guerra".

"No es seguro que esta negociación tenga éxito (...) pero comparto con el presidente François Hollande que vale la pena intentarlo", afirmó Merkel en Múnich, mientras la situación parece recrudecerse en el terreno en conflicto.

Al menos cinco soldados ucranianos y siete civiles fallecieron en las últimas 24 horas en el este de Ucrania. En Debaltseve, uno de los puntos calientes del frente, los disparos de lanzacohetes múltiple se reanudaron un día después de una corta tregua.

El ejército ucraniano afirmó, por su parte, que las tropas separatistas y "rusas" concentraban efectivos para lanzar una ofensiva en Debaltseve y Mariupol, dos ciudades estratégicas bajo control del ejército ucraniano.

"Si no logramos un acuerdo duradero de paz, conocemos perfectamente el escenario, que tiene un nombre y se llama guerra", reiteró Hollande de regreso a Francia tras la reunión de Moscú.

Varios interrogantes continúan en suspenso respecto a un eventual acuerdo, indicó el entorno del presidente francés, en referencia especialmente al "estatuto de los territorios", el "control de las fronteras" y la "retirada de armamento pesado".

"Veremos si este domingo se puede avanzar hacia un acuerdo. Si no se cierra, continuaremos las conversaciones el tiempo que sea necesario, pero no tenemos mucho tiempo", añadió esta misma fuente, la víspera de una conversación telefónica conjunta entre Merkel, Putin, Poroshenko y Hollande