Escucha esta nota aquí

En lo que va de este mes se detectó y detuvo en cinco oportunidades a reos que estaban en posesión de cápsulas de cocaína dentro del penal de Palmasola, ovoides típicos de los que elaboran los narcotraficantes para enviar ‘tragones’ a otras partes del mundo con sustancias controladas en su estómago. 

Coincidentemente a estos hallazgos, se redujo la cantidad de personas que intentan ingresar alcaloide camuflado en panes, zapatos o verduras, por lo que la Policía trabaja en la puesta en marcha de nuevas formas para saber cuándo una persona lleva este tipo de sustancias, para que luego de su expulsión en el interior del reclusorio, los gramos de alcaloide activen el comercio ilegal de droga.

Puedes leer:

Javier Lora, gobernador de Palmasola, dijo que esta nueva forma encontrada por los delincuentes para meter sustancias ilícitas al penal es preocupante, ya que ante la carencia de equipos tecnológicos como rayos X en los ingresos se analizan formas diferentes para detectar a los ‘tragones’ y así evitar que ingresen con las sustancias controladas, “con el riesgo de que pueden morir por sobredosis si algunas de las cápsulas que llevan en su estómago revienta”.

Lora recordó que la madrugada del domingo se encontró a un interno con 26 cápsulas de cocaína, que se presume fueron expulsadas por una visita que estuvo el sábado. Lo mismo ocurrió cuando una mujer que expulsó las cápsulas en el PC-4 intentaba llevar los ovoides hacia el PC-7, el área de máxima seguridad en el penal.

Te puede interesar:

 

Tags