Escucha esta nota aquí

Miles marcharon en una Baltimore y otras ciudades estadounidenses el miércoles, tras los disturbios derivados de manifestaciones realizadas en los últimos días contra la violencia policial hacia miembros de la comunidad negra.

Manifestantes blancos y negros, marcharon mayormente "sin problemas", dijo la policía de Baltimore en su cuenta de Twitter. La policía realizó sin embargo 18 arrestos durante la jornada del miércoles, dijo más tarde el comisario de policía, Anthony Batts.

"Sin justicia no hay paz", coreaban los manifestantes, entre ellos estudiantes y escolares, y cantaban: "Hay que enviar a estos policías asesinos a la cárcel, todo el maldito sistema es culpable". En una de las muchas pancartas exhibidas se decía: "Policías asesinos merecen la cárcel".

Nueva York se sumó a la protesta 

También hubo ruidosas protestas en Nueva York, Washington y Boston.
Los neoyorquinos comenzaron a reunirse hacia en Union Square, en Manhattan, tras una convocatoria en Facebook bajo el lema "NYC se moviliza y apoya a Baltimore".

Hubieron manifestantes detenidos 

Si bien comenzó pacíficamente, algunos manifestantes fueron detenidos por la policía, que informó de 60 arrestos.

La marcha llegó a la Casa Blanca 

En Washington por su parte, había un ambiente festivo en una marcha de unas 1.000 personas que terminaron su trayecto en la Casa Blanca, donde los manifestantes corearon consignas y exhibían carteles en los que se podía leer "Paren el terror racista policial". Entre los numerosos estudiantes de secundaria y universitarios, Miyeah Cook, de 17 años, dijo a la AFP que "estoy solamente tratando de dar apoyo a la gente negra en todas partes".

Se mantiene el toque de queda en Baltimore 

El toque de queda, que entró en vigor el martes se mantendrá todas las noches por una semana en la ciudad portuaria de Baltimore, con 620.000 habitantes en la costa este de Estados Unidos. La Policía advirtió que arrestará a toda persona que se encuentre en la calle durante el toque de queda, a excepción de quienes se movilicen por razones médicas o profesionales. Tropas de la Guardia Nacional fueron desplegadas para apoyar a la Policía.

,

Los manifestantes marchan cerca de Times Square en la ciudad de Manhattan de la ciudad de Nueva York llamando por la justicia social, económica y racial. Foto Reuters
Los manifestantes marchan cerca de Times Square en la ciudad de Manhattan de la ciudad de Nueva York llamando por la justicia social, económica y racial. Foto Reuters
Los manifestantes gritan a través del cristal de una parada de autobús durante una llamada de demostración para la justicia social, económica y racial, en la ciudad de Manhattan de la ciudad de Nueva York
Los manifestantes gritan a través del cristal de una parada de autobús durante una llamada de demostración para la justicia social, económica y racial, en la ciudad de Manhattan de la ciudad de Nueva York. Foto Reuters 
La gente gesto de rodillas junto Pennsylvania Avenue, pasado el toque de queda, dos días después de que fue saqueado y incendiada en protesta por la muerte de Freddie Gray. Foto Reuters
La gente gesto de rodillas junto Pennsylvania Avenue, pasado el toque de queda, dos días después de que fue saqueado y incendiada en protesta por la muerte de Freddie Gray. Foto Reuters
Un manifestante es detenido por la policía de Nueva York durante una llamada de demostración para la justicia social, económica y racial, en la ciudad de Manhattan de la ciudad de Nueva York. Foto Reuters
Un manifestante es detenido por la policía de Nueva York durante una llamada de demostración para la justicia social, económica y racial, en la ciudad de Manhattan de la ciudad de Nueva York. Foto Reuters
Manifestantes contra la violencia de la policía de tráfico de parada en una intersección importante en el barrio de Chinatown ya que comienzan una marcha hacia la Casa Blanca en Washington. Foto Reuters
Manifestantes contra la violencia de la policía de tráfico de parada en una intersección importante en el barrio de Chinatown ya que comienzan una marcha hacia la Casa Blanca en Washington. Foto Reuters