Escucha esta nota aquí

A un paso de aprobar el Presupuesto General del Estado (PGE), el Gobierno se mantuvo confiado en la recuperación económica para 2015. Pero, bajo el actual escenario de desplome de hasta $us 54,11 en el precio del barril del petróleo de Texas, el mandatario Evo Morales instó ayer a su gabinete ministerial a debatir los efectos que ocurrirán en la economía boliviana debido a la reducción de ingresos, producto de los precios internacionales de las materias primas.

El empresariado felicitó la acción inmediata que prevé tomar el Gobierno y se quiere sumar a las soluciones, como el de proponer un aumento en sus inversiones para lograr mayor productividad.

“Frente a las rebajas de los precios de la materia prima sobre nuestros recursos naturales, compañeros ministros, es el momento de demostrar cómo lo enfrentamos. No es solamente saber vivir en bonanza, sino saber enfrentar los problemas económicos. Será un debate los próximos días con el gabinete”, manifestó el presidente en La Paz, durante el acto de posesión del nuevo Alto Mando Militar.

En consonancia, el vicepresidente Álvaro García Linera, en Santa Cruz, reconoció que “evidentemente habrá la reducción de ciertos ingresos pero que, en el caso de la inversión productiva, serán sustituidos con nuestras Reservas (Internacionales Netas, RIN) ”, explicó el segundo mandatario.

El mes pasado, el ministro de Economía, Luis Arce, descartó que la baja del precio del petróleo genere un impacto en la economía, pues el país tiene $us 15.000 millones de RIN y una política monetaria que garantiza resultados positivos.

Con esa consideración, tanto el Órgano Ejecutivo como el Legislativo mantuvieron el cálculo confiable, de un precio base del petróleo de $us 80 por barril en el PGE-2015, un nivel superior en $us 5,4 respecto al utilizado en 2014, que fue de $us 74,6; en 2013, con $us 70,7; en 2012, con $us 70,4, y en 2011, con $us 70,2. Pero parece que ahora, el primer mandatario está preocupado y lo transmite a su gabinete.

La mano empresarial
El presidente de la Cámara Nacional de Industrias (CNI), Mario Yaffar, reconoció la valentía del Gobierno, de afrontar el problema y reconocer que los ingresos disminuirán un poco.

“Pero no solamente la carga debería estar en el sector público, sino que nosotros también podemos poner de nuestra parte, motivando un poco más la inversión e incentivando el consumo de productos nacionales. Si se alienta y se da un poco más de confianza, estoy seguro de que podremos compensar esa disminución que habrá el próximo año”, declaró.

El titular de la Cámara Nacional de Comercio (CNC), Fernando Cáceres, manifestó su preocupación por la caída de los precios de las materias primas, pero que “este nuevo escenario muestra la importancia de generar industrias y servicios competitivos que no dependan de los precios internacionales de las mismas”, manifestó ayer en La Paz