Escucha esta nota aquí

“Es mejor que esté libre y no en prisión”, fue la conclusión a la que llegó la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica (Coica), por lo que será la encargada de buscar asilo político para el dirigente indígena Adolfo Chávez.

Chávez es acusado por el supuesto manejo irregular de Bs 902.000 que fueron transferidos a la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), presidida por su persona, durante 2010 y 2011.

Por este motivo la Fiscalía citó a Chávez para declarar, pero el dirigente se encontraba en París participando de la COP21, un encuentro sobre el clima, por lo que no pudo asistir. Debido a ello la justicia lo declaró rebelde y emitió una orden de captura.

Al respecto, Lázaro Tacco, portavoz de la Cidob, sostuvo que el proceder irregular de la justicia fue la que determinó que Chávez, con el consejo de la Coica, opte por no regresar al país.

Otto Richter, abogado de Chávez, señaló que la decisión de su defendido es personal y que está en su derecho en cuidar su integridad, dado que en el país no hay garantía para un juicio serio y responsable.

Senador del MAS, en libertad
Según ABI, el senador del oficialismo Jorge Choque, implicado en el caso del ex-Fondo Indígena, recuperó su libertad tras haber estado detenido durante 15 días en celdas judiciales porque no encontró un custodio policial disponible que controle el mandamiento de detención domiciliaria que pesa en su contra.

Choque fue aprehendido y en la audiencia cautelar fue favorecido con la detención domiciliaria con custodio; sin embargo, al no cumplir este último requisito, el juez del caso hizo efectiva su libertad otorgándole solo la detención domiciliaria