Escucha esta nota aquí

Agentes de la Prefectura Naval Argentina decomisaron, en la norteña provincia de Santiago del Estero, unas 2,5 toneladas de piezas de meteoritos repartidas en bolsas que se presume tenía como destino compradores europeos, informó este jueves una fuente policial.

Según puntualizó el Ministerio de Seguridad argentino, los efectivos hallaron 12 bolsas en una casa de la localidad santiagueña de Quilimí.
Cada bolsa contenía porciones de meteoritos con un peso aproximado entre 20 y 25 kilos, así como una piedra de más de 50 kilos, en una operación coordinada por el juez Guillermo Molinari, en la que no pudieron detener al principal sospechoso de contrabando del material.

Los presuntos contrabandistas recolectaban cuerpos celestes que caían dentro de la gran hacienda de la que eran propietarios en la provincia y los vendían posteriormente en el mercado negro  por precios que rondarían los 2.500 dólares por gramo.

El lugar del hallazgo es próximo a la zona conocida como Campo del Cielo, donde hace unos 4.000 años se produjo una lluvia de meteoritos.

El robo de cuerpos celestes es frecuente en esta zona, según denunció el alcalde de la ciudad de Gancedo, Alberto Korovaichuk, a sólo 12 kilómetros de Campo del Cielo. "Viene gente de noche, trabajan con palas y detectores de metales, tienen conocimiento de la zona", explicó a medios locales.