Escucha esta nota aquí

El gobierno del presidente Nicolás Maduro ha reducido a cinco horas y media la jornada laboral del sector público con el fin de contrarrestar la escasez de energía eléctrica que deriva en continuos apagones en Venezuela, país que cerró el 2014 con una inflación del 68,5%.

Jorge Arreaza, vicepresidente de Venezuela y el ministro de Energía Eléctrica, Jesse Chacón, manifestaron en una rueda de prensa conjunta que la jornada laboral en el sector público deberá ser continua: comenzará a las 7:30 y acabará a las 13:00, señala la agencia de noticias internacional EFE.

Para los dirigentes del sindicato de trabajadores de Venezuela, Elio Palacio y Reinaldo Díaz, cuyas declaraciones son recogidas del diario El Nacional, la reducción del horario de trabajo en el sector público y obligar a las empresas privadas a autogenerar energía en horas pico de consumo, así como los cortes parciales en sectores de las ciudades del país, con la excusa de reparaciones a redes y equipos, esconden la falta generalizada de mantenimiento del sistema eléctrico nacional.

En los últimos días el consumo de energía eléctrica en el país caribeño se ha incrementado debido al calor intenso que obliga al uso de aparatos de aires acondicionado. 

Desde este miércoles siete estados venezolanos han reportado fallas en el servicio de electricidad: Aragua, Zulia, Lara, Anzoátegui, Mérida, Bolívar y Táchira.